Aumentan a once los muertos por el derrumbe de un edificio en la India

ETIQUETAS

Al menos once personas han muerto, 27 han resultado heridas y una veintena continúan atrapadas bajos los escombros de un edificio que se derrumbó ayer en la ciudad de Chennai, en el sur de la India, según las últimas cifras oficiales.

Unos 200 miembros de los equipos de rescate trabajan, ayudados por perros y equipamiento especializado, en las labores de búsqueda de supervivientes, pues "todavía quedan posibilidades de encontrar gente con vida", según el director adjunto de los Servicios de Bomberos y Rescates de la ciudad, S. Vijayasekar.

Las labores de rescate se desarrollan ininterrumpidamente tras el hundimiento del inmueble de once plantas, que se hallaba en construcción, a primera hora de la tarde del sábado en el barrio de Mugalivakkam, a las afueras de Chennai.

Los trabajos de salvamento continuarán dos días más y que no se conocerá la verdadera magnitud del desastre hasta que retiren el último bloque, aseguró Vijayasekar a los medios locales.

La mayoría de los atrapados son trabajadores de la construcción, entre los que se encuentran hombres y mujeres, y posiblemente haya también niños, pues en la India los menores suelen vivir con sus padres en el edificio durante el tiempo que dure la obra.

Miembros de los servicios de rescate afirmaron que con la llegada del día algunos de los atrapados que seguramente se habían quedado dormidos comenzaron a solicitar auxilio, por lo que son optimistas sobre la posibilidad de poder rescatar a más gente con vida.

A pesar de las intensas precipitaciones que azotaron la zona durante el sábado, Vijayasekar dijo que "no parece que las lluvias hayan sido las causantes del derrumbe, aunque habrá que esperar" para poder dar una versión definitiva de lo sucedido.

La Policía ha arrestado por el momento a cinco personas bajo el cargo de homicidio involuntario, entre ellas, el dueño del edificio, su hijo y dos ingenieros.

La jefa de Gobierno del estado de Tamil Nadu, cuya capital es Chennai, J. Jayalalithaa, expresó ayer su pesar por el siniestro a través de un comunicado y aseguró que la Policía iba a tomar acciones de manera inmediata contra los responsables de la tragedia.

Este tipo de siniestros son frecuentes en el gigante asiático y sus causas son atribuibles a menudo al precario estado de las infraestructuras, a la falta de mantenimiento y a la corrupción.

El mismo día del derrumbe en Chennai, al menos siete personas murieron, entre ellas tres niños, y otras catorce resultaron heridas al caerse un edificio de viviendas ilegal en Nueva Delhi.

En abril de 2013, el hundimiento de un edificio ilegal ubicado en Bombay, en el suroeste del país, causó la muerte de 74 personas, mientras que en el derrumbe de un inmueble en construcción el pasado enero en el estado occidental de Goa fallecieron 24 personas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes