Buscan contener epidemia que ha infectado a miles de niños

PEKÍN (AFP) - Las autoridades sanitarias chinas trataban el viernes de contener la propagación de un virus intestinal que ha infectado a más de 3.300 niños y matado a 21 hasta el momento, informó la agencia estatal.

La epidemia del enterovirus (EV71) afectó a 2.946 niños, en su mayoría de menos de seis años, en la provincia de Anhui (este). Hay actualmente 879 chicos hospitalizados en la ciudad de Fuyang, nueve de ellos en estado crítico, precisaron responsables sanitarios, citados por China Nueva.

En la provincia central de Hubei, el virus altamente patógeno se detectó en unos 340 niños, mientras que otros cinco casos se registraron en la ciudad de Hangzhou, en la región de Zhejiang, en el este del país.

Otros 16 han caído enfermos en la provincia de Henan, fronteriza con Anhui.

El EV71, causante de la fiebre aftosa, es muy contagioso y se propaga a través de la mucosidad, la saliva o las heces de una persona infectada. Los más pequeños, con un sistema inmunitario menos resistente que los adultos, son los más vulnerables.

La enfermedad se manifiesta primeramente con fiebre, ampollas, úlceras bucales y sarpullidos y puede llegar a afectar el cerebro, el corazón y los pulmones.

Se cree que empezó a propagarse en Anhui a principios de marzo, pero la noticia no salió a la luz hasta el pasado lunes, por lo que las autoridades chinas han sido acusadas de encubrir la epidemia.

La televisión estatal mostró imágenes de padres de las zonas rurales de Anhui trasladando a sus pequeños a los hospitales, muchos de ellos saturados.

Las autoridades sanitarias advirtieron de que si bien los adultos pueden no presentar síntomas de la enfermedad, podrían ser portadores del virus e infectar a otras personas.

"La ciudad de Fuyang está intensificando sus cuidados médicos de urgencia así como las medidas de control y prevención", informó China Nueva, que explicó que las instalaciones médicas serán ampliadas para recibir a los enfermos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó el miércoles que la situación del EV71 seguía siendo "objeto de preocupaciones, sobre todo por el número elevado de casos mortales respecto a años anteriores".

El ministerio chino de Sanidad trató en cambio de aplacar temores, asegurando que la detección temprana del virus y la mejora de los tratamientos ha reducido el índice de mortalidad. No obstante, admitió la posibilidad de que se propague la enfermedad.

"Estimamos que la fiebre aftosa (causada por el EV71) en la ciudad de Fuyang continuará activa durante algún tiempo, que el número de casos seguirá en aumento y que los casos fatales pueden seguir registrándose", señaló el miércoles el ministerio.

El diario de la Liga de la Juventud Comunista, que suele realizar investigaciones sociales, hizo un paralelo con lo acontecido con la crisis del Síndrome Agudo Respiratorio Severo (SRAS) en 2003.

En esa ocasión, el gobierno chino fue duramente criticado por la comunidad internacional, por haber ocultado durante seis meses toda información sobre la epidemia, lo cual contribuyó a su propagación y creó una psicosis colectiva.

Más salvaje que nunca llega la 6ta temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes