Surge opción de disolver cadáveres en servicios funerarios

CONCORD, Nueva Hampshire, EE.UU. (AP). Desde que habitan el planeta, los seres humanos han enterrado o incinerado a sus muertos. Ahora una nueva opción está generando interés: disolver los cadáveres en lejía.

El proceso se denomina hidrólisis alcalina y fue desarrollado en Estados Unidos hace 16 años para deshacerse de las carcasas de animales. Utiliza lejía, calor a 150 grados centígrados (300 Fahrenheit) y 27 kilogramos (60 libras) de presión por pulgada cuadrada (6,45 centímetros cuadrados) para destruir cuerpos en grandes cilindros de acero inoxidable.

Ninguna casa de pompas fúnebres en Estados Unidos _ni en ninguna otra parte del mundo, que sepa el fabricante del equipo_ ofrece ese proceso. De hecho, apenas dos centros médicos en este país los usan en cadáveres humanos y sólo en los que han sido donados para investigación.

Pero debido a sus ventajas ambientales, algunos allegados a la industria dicen que podría rivalizar algún día con el entierro y la cremación.

"No es frecuente que aparezca una tecnología realmente innovadora en el servicio fúnebre", indicó en septiembre el boletín informativo Funeral Service Insider. "Pero podríamos tener uno a la vista".

Lograr que el público acepte un proceso que horroriza a muchos podría ser el principal desafío. Sicópatas y dictadores han usado ácido o lejía para torturar o liquidar a sus víctimas.

La hidrólisis alcalina es legal en Minnesota y Nueva Hampshire, donde el director de un servicio fúnebre en Manchester quiere promoverla. Pero todavía debe conseguir la aprobación del organismo regulador, y algunos legisladores de Nueva Hampshire quieren revocar la ley estatal que legalizó el proceso en el 2006.

"Creemos que este proceso es indecoroso", comentó Patrick McGee, un vocero de la diócesis católica de Manchester.

La representante estatal Barbara French, de 81 años, dijo que personalmente preferiría la hidrólisis alcalina.

"Me estoy acercando a esa edad y pensé en la cremación, pero esto es igualmente bueno y de menor problema ambiental", dijo. "No me importaría más que ser incinerada".

Además del líquido, el proceso deja un residuo óseo seco similar en apariencia y volumen a los restos de la cremación. Puede ser entregado a la familia en una urna o enterrado en un cementerio.

El proceso podría aliviar las preocupaciones por las emisiones de los crematorios, incluyendo anhídrido carbónico y el mercurio de los empastes dentales.

La Universidad de Florida en Gainesville y la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, han usado hidrólisis alcalina para deshacerse de cadáveres desde mediados de la década de 1990 y desde el 2005, respectivamente.

Brad Crain, presidente de BioSafe Engineering, la compañía de Brownsburg, Indiana, que fabrica los cilindros, calcula que de 40 a 50 instalaciones los usan para deshacerse de desechos médicos humanos o animales. Incluyen escuelas de veterinaria, universidades, laboratorios farmacéuticos y el gobierno estadounidense.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes