La Armada chilena instala en altamar una boya para estudiar cambio climático

Un buque científico de la Armada chilena instaló una moderna boya para estudiar los efectos del cambio climático a 1.500 kilómetros mar adentro en el norte del país, informaron hoy fuentes navales.

La instalación del equipo, de procedencia estadounidense, la realizó a la altura de la norteña ciudad de Iquique el barco oceanográfico "Cabo de Hornos" de la institución y contó con la presencia de cinco científicos de Estados Unidos.

Esta boya, que tiene un peso de una tonelada y media y fue anclada a unos 5.000 metros de profundidad mediante un a estructura de 4,5 toneladas de peso, permitirá a los expertos observar y entender la interacción entre atmósfera y océano, a través de las corrientes en la región de convergencia intertropical.

"La información recolectada, que va directo a un satélite, se utilizará para incrementar el entendimiento de los flujos entre aire y océano y las temperaturas de superficie del mar", señaló la Armada a través de un comunicado.

En la misión, se posicionaron también 23 boyas más pequeñas hechas de cartón, que permitirán medir la temperatura del mar, hasta finalizar su vida útil y desintegrarse por sí solas.

"Estas boyas del National Oceanic and Atmospheric Administration son de máxima importancia para estudiar el cambio climático, además de ver cómo se comportan los vientos mar adentro y su influencia en el clima de las zonas costeras", declaró el capitán de navío, Carlos González.

La operación de colocación de la boya se prolongó por nueve horas, dijo la Armada.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes