Bacteria clave para nuevas curas de enfermedad de Crohn

PARIS (AFP). Una bacteria de la flora intestinal jugaría un papel clave en la enfermedad de Crohn y podría servir para desarrollar nuevas curas contra esa enfermedad crónica inflamatoria del intestino que afecta a cientos de miles de personas en el mundo, según unas investigaciones francesas.

Estas últimas aparecieron publicadas el martes en los resúmenes de la Academia de Ciencias Estadounidense.

Los investigadores demostraron que las bacterias intestinales de pacientes con la enfermedad de Crohn presentan un déficit del grupo bacteriano "clostridium leptum".

También descubrieron que la presencia en muy baja cantidad de una de las bacterias más importantes de ese grupo, la "faecalibacterium prausnitzii", es la causa de gran parte de ese déficit.

La ausencia de esta última bacteria en los pacientes parece explicar los problemas que sufre su sistema inmunitario a nivel de su intestino.

Oclusiones y perforaciones intestinales son algunas de las complicaciones de la enfermedad, que evoluciona por accesos, con dolores o diarreas.

Los investigadores demostraron en cultivos celulares que la bacteria tiene importantes propiedades antiinflamatorias a través de las moléculas que segrega.

Es más, en los ratones, la administración de la bacteria en cuestión o de sus moléculas redujo la inflamación intestinal y mejoró netamente la expectativa de vida.

Asimismo, la administración por vía oral o por inyección sugiere una difusión de esa bacteria clave a través de la circulación sanguínea, algo clave para lograr nuevos tratamientos, según los investigadores.

Así, sus trabajos podrían contribuir a la fabricación de un nuevo probiótico (microorganismos beneficiosos para el equilibrio de la flora intestinal y la salud) o el hallazgo de nuevos tratamientos para las enfermedades inflamatorias crónicas del intestino (MICI).

Las investigaciones fueron realizadas por el equipo de Philippe Langella, del Instituto Nacional de Investigación Agronómica (INRA), y de sus colegas del Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica (INSERM), en colaboración con el gastroenterólogo Philippe Marteau, del hospital parisino Lariboisière.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes