Ballenas en recuperación; marsopa mexicana por extinguirse

GINEBRA (AP). La población de ballenas jorobadas, que casi desaparecieron hace cuatro décadas, está ahora en "camino a la recuperación" y ya no debe ser considerada como de alto riesgo de extinción, dijo el martes un grupo ambientalista.

Otras especies, sin embargo, se acercan más a su desaparición de las aguas del planeta, como la marsopa llamada vaquita marina, que es endémica del Golfo de California, en México, advirtió la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que cada año difunde la llamada Lista Roja de especies amenazadas.

La vaquita marina es uno de los cetáceos más pequeños, con una longitud máxima de 1,5 metros y un peso de hasta 50 kilogramos.

La UICN dijo que el mamífero marino probablemente será el próximo animal marino que se extinga. Se estima que sólo quedan 150 individuos en estado natural. Aproximadamente 15% de ellos mueren cada año entre las redes de los pescadores, agregó la organización.

La UICN también actualizó el estatus de la vulnerable ballena franca austral. La ballena fue considerada por los balleneros como una especie particularmente buena para cazar, porque permanece a flote después de ser muerta.

"Las ballenas jorobadas y las francas australes se están recuperando en buena parte de su rango principalmente porque han sido protegidas de la caza comercial", afirmó Randall Reeves, un experto en mamíferos marinos para la organización internacional dedicada a la conservación de los recursos naturales.

"Este es un gran éxito de conservación y muestra claramente lo que necesita hacerse para asegurar que sobrevivan estos gigantes del océano", dijo en una declaración.

Bill Perrin, otro especialista de la UICN, dijo que la población de ballenas jorobadas cayó a apenas "unos miles" cuando finalmente se prohibió su caza comercial en 1966. Su población ha subido subsecuentemente a por lo menos 60,000, dijo Perrin, agregando que su número está creciendo a una saludable tasa de 5% anual en el norte del Pacífico.

Mientras las ballenas francas australes, que nadan frente a las costas del sur de Argentina, Sudáfrica y Australia también se están recuperando, sus primas del otro lado del planeta, las francas del hemisferio norte, siguen teniendo problemas.

Es posible que sólo haya 300 ballenas francas del hemisferio norte a lo largo del Litoral Oriental estadounidense, dijo Perrin. Pese a que su caza es ilegal, muchas continúan siendo heridas o muertas al chocar con naves o al enredarse con redes de pesca, agregó.

La IUCN dijo que varios de otros grandes animales marinos se están acercando a la extinción. En conjunto, casi un cuarto de tales especies están amenazadas y más de una décima parte están enlistadas como en peligro o en peligro crítico, representando la amenaza más grande de extinción.

El delfín de Irrawaddy en el sudeste asiático, la marsopa sin aleta que nada en una zona que va del Golfo Pérsico a la costa norte de Japón y el delfín franciscana de Sudamérica son considerados muy vulnerables porque a menudo quedan atrapados durante la pesquería.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes