Banco de Costa Rica combate calentamiento global

SAN JOSE (AFP). Un banco de Costa Rica lanzó un programa para reducir y compensar todas las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por sus operaciones, convirtiéndose en la primera institución financiera de América Central que adopta medidas para combatir el calentamiento global.

El propósito del Banco Nacional, de propiedad del estado, es contribuir al esfuerzo de Costa Rica de llegar a ser un país "carbono neutral" (que provoca cero contaminación) hacia el año 2021, cuando se cumple el bicentenario de la Independencia centroamericana.

Aunque todavía no se ha calculado cuanto carbono genera hacer un depósito de dinero o retirar un avance en efectivo desde un cajero automático, el banco encomendó un estudio al Laboratorio de Química de la Atmósfera de la Universidad Nacional, que midió la contaminación que causan sus principales operaciones.

El programa, que contempla reducir las emisiones de carbono y compensar los gases de efecto invernadero provocados por la entidad, fue lanzado el martes en una ceremonia encabezada por el ministro del Ambiente y Energía, Roberto Dobles, en la que el gerente general del Banco Nacional, William Hayden, y el rector de la Universidad Nacional, Olman Segura, firmaron un convenio de trabajo conjunto.

El Laboratorio de Química de la Atmósfera hizo un estudio que determinó que el Banco genera más de 11,000 toneladas de carbono al año con sus operaciones, las que serán reducidas mediante el ahorro de recursos y reciclaje de bienes, y compensadas a través de planes de forestación.

"El mundo tiene una adicción al carbono", dijo en la ceremonia el ministro Dobles, al destacar que "Centroamérica está dentro de las zonas más afectadas por el calentamiento climático".

El ministro, quien sostuvo que "el calentamiento global es equivalente al enfriamiento económico global", declaró que "el calentamiento climático dejó de ser un problema ambiental y ahora es un problema social y económico".

El estudio universitario determinó que las operaciones del banco, incluidos el transporte de valores y el traslado de los 1,929 empleados desde sus hogares al trabajo, genera cada año más de 11,000 toneladas de CO2, equivalentes a 2,2 toneladas por funcionario.

Para reducir el impacto sobre el ambiente, el Banco Nacional buscará reducir el consumo de agua y electricidad en sus oficinas distribuidas en todo el país, y reciclará la mayor cantidad de bienes, incluidos el papel, las computadoras e impresoras, y la madera de los estantes de almacenamiento de documentos.

"El Banco no tiene por qué saber como proteger el ambiente, por eso la alianza con la Universidad", explicó el rector Segura, cuyo centro de estudios también tiene un programa interno de "carbono neutral" para compensar la contaminación que generan sus actividades.

"Hay un sinnúmero de prácticas a corregir" para reducir la contaminación causada por las operaciones bancarias, dijo el encargado del programa ambiental del Banco Nacional, Maximiliano Alvarado.

Mencionó, entre ellas, el reciclaje de 142 toneladas de papel al año, un uso ambientalmente más eficiente de los vehículos de transporte de valores y la reducción del consumo de agua potable en las oficinas del banco (10,661 metros cúbicos al mes) y de electricidad (177,247 kw/h al mes).

El rector Olman Segura dijo que en una siguiente etapa se deberán sumar al esfuerzo ecológico los usuarios del banco, pero admitió que para cumplir este objetivo es necesario desarrollar indicadores que cuantifiquen, por ejemplo, la contaminación causada por hacer un depósito o retirar efectivo desde un cajero automático.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes