Banco en Inglaterra guarda 10% de la flora silvestre

SUSSEX, Reino Unido (AFP). Un Fort Knox estrechamente vigilado se levanta en la verde campiña inglesa, pero sus bóvedas no contienen oro sino mil millones de semillas de todo el mundo, muchas de las cuales están en peligro de extinción: es el Banco de Semillas del Milenio, en Sussex, cerca de de Londres.

Construido en el 2000 en un hermoso parque de Wakehurst Place, a una hora de Londres, este banco almacena en sus bóvedas "más de mil millones de semillas de 130 países", explicó a la AFP Michael Way, coordinador para las Américas del Banco Semillas del Milenio (MSB, por sus siglas en inglés).

Llamado también el "Arca de Noé de las plantas", el MSB, que forma parte del Jardín Botánico Kew Gardens en Londres, es considerado uno de los proyectos de conservación más ambiciosos del planeta.

"Conservamos semillas de unas 24,000 especies de plantas silvestres, salvaguardándolas del peligro de extinción, y en el 2010 esperamos haber almacenado semillas de 30,000 especies", afirmó el experto.

Aunque hay otros bancos de semillas en todo el mundo, el de Inglaterra "tiene la mayor cantidad de semillas de la flora silvestre mundial", subrayó el experto.

"La meta para el 2010 es haber almacenado las semillas de un 10% de todas la plantas silvestres del planeta, y para el 2020, un 25%", indicó el experto, explicando que para cumplir ese objetivo, el MSB colabora con bancos en decenas de países, entre ellos México, Chile, Perú, Argentina, Brasil.

Way subrayó que la conservación de semillas de plantas que están en peligro de extinción en su hábitat natural es una de las principales estrategias "para combatir la rápida pérdida de biodiversidad que amenaza al planeta, debido al cambio climático, a la pérdida de hábitat o a la invasión por otras especies".

Para lograr conservar las semillas en buenas condiciones para que germinen en el futuro, el proceso antes de almacenarlas es muy riguroso.

Al llegar a Wakehurst, primero son limpiadas cuidadosamente, antes de secarlas, extrayéndoles al menos 15% de su humedad. Después se guardan en bóvedas a -20º centígrados.

"Así se podrán conservar varios cientos de años", dijo el experto, mientras recorría con la periodista de la AFP las diferentes bóvedas del impresionante banco.

Entre las historias sorprendentes que se escuchan en Wakehurst Place, destaca una que hace poco hizo nacer el optimismo en los corazones de los científicos, luego de que lograron hacer germinar semillas que estaban guardadas desde hace más de 200 años.

Las semillas llegaron al Reino Unido en 1803, en un barco holandés proveniente de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, que fue capturado por la Marina británica.

"Las trajo un marino holandés que las había pegado en páginas de su diario de viaje. Gran Bretaña y Holanda estaban en guerra, y el marino y sus diarios fueron a parar a la Torre de Londres.

Los diarios fueron luego enviados a los Archivos Nacionales del Reino Unido, que se los enviaron el año pasado a los jardínes botánicos de Kew Gardens.

"Más de 200 años después, los científicos lograron hacerlas germinar. Y esta es la planta de una de esas semillas", dijo Way, mostrando a la AFP una pequeña maceta con esa planta con una historia maravillosa.

A unos metros, crecía la planta de la semilla que fue la número mil millón que ingresó el año pasado al banco: un bambú africano, la oxytenanthera abyssinica, que es usado para construir casas, y fabricar muebles.

El MSB representa por eso "un hilo de optimismo y esperanza para las generaciones futuras, para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, que así podrán conocer plantas que, si no se conservan, habrían desaparecido", concluyó el responsable.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes