Brasil: 200 aviones Ipanema vuelan a alcohol

BOTUCATU, Brasil (AFP). El etanol, combustible derivado de la caña de azúcar, además de usarse en 87% de los automóviles nuevos en Brasil, impulsa 200 aviones ligeros Ipanema que, desde su primera entrega en 2005, fumigan plantaciones y colaboran en operaciones de salud pública.

El monomotor EMB 202A Ipanema es fabricado por Neiva, subsidiaria integral de Embraer -tercera mayor productora mundial de aviones comerciales- en Botucatu, 225 km al oeste de Sao Paulo, con licencia del Centro Técnico Aeroespacial (CTA), dependiente de la Fuerza Aérea.

El primer Ipanema se entregó a Agrifor, fumigadora aérea del estado de Mato Grosso (centro oeste), y desde entonces "Neiva vendió en total 50 aviones, salidos de fábrica con motor a etanol y 150 kits de conversión", dijo a la AFP Marcio Astolfi, gerente comercial de la fábrica.

"El alcohol tiene un poder calorífico menor pero tiene una eficiencia operacional mayor que la gasolina de aviación", de hasta 7%, explicó Vicente Camargo, gerente de Desarrollo del Producto de Neiva.

De los pedidos recibidos por Neiva, "nueve de cada 10 son de Ipanema a etanol", indicó Almir Borges, director de la planta de Botucatu. La fábrica produjo 24 Ipanema a alcohol en 2007, producirá 32 en 2008, y proyecta estabilizar su producción desde 2009 en 36 aviones a etanol, precisó.

"El etanol está restringido por ahora a este tipo de aviación (ligera)" sostuvo Borges, quien aseguró que Embraer no tiene proyectos para fabricar jets a alcohol.

Brasil, segundo país detrás de Estados Unidos en aviación ligera, posee una flota de 14,000 aviones, de los que 12,000 podrían ser equipados para ser propulsados a etanol.

Cuando el país posea 600 Ipanema a alcohol, según estudios de Embraer, se eliminará la demanda de 16,8 millones de litros de gasolina por año, se generará una demanda de 21,6 millones de litros de etanol por año, y se ahorrarán USD 13,5 millones anuales en el costo operacional de la flota.

En 2007 Brasil produjo 18,000 millones de litros de etanol de caña de azúcar y exportó 3,000 millones de litros.

Neiva registro el nombre "AvAlc" (Aviation Alcohol) en Brasil para el nuevo combustible aéreo. El AvAlc es además de dos a tres veces más barato que la gasolina de aviación (AvGas) y mejora el desempeño general del avión reduciendo los costos de operación y mantenimiento.

Otros 400 pequeños aviones volarían a alcohol en Brasil, con motores adaptados, pero sin certificaciones ni controles, lo que crea problemas de seguridad, aseguró a la AFP un vocero del CTA.

El Ipanema es un monoplaza de ala baja, 7,43 m de longitud, 2,22 m de altura y 11,69 m de envergadura.

Además de su propósito primario de fumigaciones agrícolas, el Ipanema ha sido usado para remolcar planeadores, apagar incendios y combatir plagas, tales como el mosquito trasmisor del dengue, recordó Borges.

La Fuerza Aérea Brasileña (FAB) cuenta con cinco aeronaves Ipanema en la flota utilizada para remolcar planeadores de entrenamiento en la Academia de la Fuerza Aérea (AFA), en la ciudad de Pirassununga, interior de São Paulo.

El proyecto de fabricar motores de avión a etanol surgió en los años 80 pero se abandonó por falta de recursos para las investigaciones. Embraer invirtió 2,2 millones de reales en el proyecto de fabricación de aviones a alcohol.

Con más de 30 años de fabricación, y más de 1,000 unidades vendidas, el Ipanema es líder en el mercado de aviación agrícola en Brasil y representa cerca del 75% de la flota de su categoría, subrayó el director de Botucatu.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes