Brasil presenta fósil del mayor dinosaurio carnívoro

Río de Janeiro ( EFE). Científicos brasileños presentaron hoy los restos fósiles del " Oxalaia quilombensis" una nueva especie del Spinosaurus, considerado como el mayor de todos los dinosaurios carnívoros, que habitó en una isla del litoral norte del país en el cretácico superior.

El "Oxalaia quilombensis" pesaba entre cinco y siete toneladas y su altura oscilaba entre los doce y los catorce metros, según explicaron los investigadores encargados de los estudios paleontológicos en una rueda de prensa hoy en Río de Janeiro.

El origen de esta especie se encuentra en los terópodos espinosáuridos, hallados en el norte de África, según la Academia Brasileña de Ciencias, el Museo Nacional y otras instituciones que participaron en las investigaciones.

El nombre científico "Oxalaia quilombensis" que se la ha dado en Brasil a esta nueva especie es un homenaje a Oxalá una divinidad masculina de las religiones africanas introducida en el país durante la esclavitud, y a los quilombos, los refugios de los esclavos brasileños y sus descendientes.

Los restos fósiles de este dinosaurio descubierto en la isla de Cajual (litoral norte), reflejan que el "Oxalaia quilombensis" poseía un cráneo alargado y una gran mandíbula con capacidad para sustituir con extrema rapidez dientes desgastados o quebrados debido a su carácter carnívoro.

" Estos hallazgos son de una gran importancia porque suponen una gran novedad paleontológica no sólo para Brasil, sino para todo el mundo, sobre todo porque en los trabajos participaron investigadores americanos, europeos e incluso japoneses", dijo a Efe Juliana Sayao, profesora de la Universidad de Pernambuco.

La Academia Brasileña de Ciencias, en colaboración con el Museo Nacional, también presentó los restos fósiles de un cocodrilomorfo, un reptil que habitó en el país hace 80 millones de años y que aún hoy se localiza en ríos y lagos, aunque con diferencias anatómicas.

Esta especie, denominada "Pepesuchus", tiene un cuerpo alargado y extremidades cortas y presenta una cabeza adaptada para permitir que su nariz y sus ojos queden por encima del nivel del agua.

A estos hallazgos hay que añadir una pieza ósea de siete milímetros que pertenece a la mandíbula de un "Brasiliguana prudentis", un pequeño lagarto que habitó en el país hace 75 millones de años y que medía entre quince y veinte centímetros.

Esta minúscula pieza, de tono amarillento y que debe ser observada con lupa, fue encontrada en 2004 en el estado de Sao Paulo y corresponde al maxilar izquierdo de esta especie, que también pertenece a la etapa del cretácico superior.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes