Cambia ADN de marineros que limpiaron restos del Prestige

MADRID ( AFP). Los marineros que participaron en las operaciones de limpieza de la peor marea negra de la historia española, a finales de 2002, al naufragar el petrolero " Prestige", presentan alteraciones en su ADN y problemas pulmonares, según un estudio publicado este martes.

El estudio, efectuado por investigadores españoles entre septiembre de 2004 y febrero de 2005 a 501 marineros que participaron en las tareas de limpieza y 177 que no lo hicieron, fue publicado en la revista estadounidense Annals of Internal Medicine.

El informe muestra que "los marineros españoles que participaron en la limpieza de la marea negra en la costa tienen una mayor frecuencia de síntomas respiratorios (...) y alteraciones cromosómicas en los linfocitos, en comparación con los que no participaron en la limpieza".

Los " daños" observados en los linfocitos son susceptibles de provocar un " mayor riesgo de cáncer", según el estudio.

No obstante, " el estudio no prueba que la exposición al petróleo haya causado estas anomalías", advierten los investigadores.

" Así que sus conclusiones no pueden precedir los efectos que podrían tener otras mareas negras como la del Golfo de México (donde una marea negra fue provocada por la explosión, el 20 de abril de la plataforma de BP Deepwater Horizon frente a la costa estadounidense) en los individuos expuestos a ellas", continúan.

Sin embargo, el informe estima que " la exposición a los sedimentos de petróleo, incluso en un período corto, puede tener efectos negativos en la salud".

" Como, desgraciadamente, va a haber otras mareas negras, es crucial que las autoridades responsables de las operaciones de limpieza tomen medidas apropiadas para garantizar la protección sanitaria de los que participan en estas operaciones", concluyen los investigadores, que llaman a un " seguimiento sistemático" de la salud de los participantes tras la limpieza.

El petrolero liberiano "Prestige", con bandera de Bahamas y cargado con 70,000 toneladas de fuel-oil, se hundió el 13 de noviembre de 2002 frente a las costas de Galicia (norte), tras haber estado a la deriva durante seis días en el Atlántico tras una avería.

Unas 50,000 toneladas de hidrocarburos se vertieron al mar y contaminaron miles de kilómetros de costas atlánticas españolas y en menor medida las francesas y portuguesas.

Más de 300,000 voluntarios llegados de toda Europa participaron en las operaciones de limpieza de las costas.

El inicio del juicio a los responsables de esta catástrofe medioambiental está previsto a finales de este año.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes