Canadá intenta recuperar terreno en carrera por el Artico

MONTREAL, Canadá (AFP). Canadá apuesta doble este verano boreal para asegurarse un lugar en la carrera por el Artico, cuyos recursos naturales submarinos son codiciados por varios países, en una pugna en la cual Rusia lleva ventaja.

Un rompehielos canadiense inicia esta semana una misión que busca recolectar datos científicos destinados a respaldar las reivindicaciones de Canadá en esta región potencialmente rica en hidrocarburos.

El buque "Louis Saint-Laurent" viajará al Mar de Beaufort -al norte de Alaska y de los Territorios del noroeste canadiense- donde será alcanzado a inicios de setiembre por el rompehielos estadounidense "Healy". Esta misión conjunta efectuará relevamientos sísmicos para delimitar los contornos de la plataforma continental, indicó Jacob Verhoef, del ministerio canadiense de Recursos Naturales.

El interés de una misión de este tipo no es solo científico: según los servicios geológicos estadounidenses, el subsuelo del océano Artico encerraría reservas inexploradas de unos 90,000 millones de barriles de petróleo (13% de las reservas inexploradas) y más gas (30%).

Los cinco países que tienen costa en el océano Artico -Canadá, Estados Unidos (con Alaska), Rusia, Dinamarca (con Groenlandia) y Noruega- pueden pretender una parte de esta 'mina de oro', con la condición de respaldar sus reivindicaciones.

La Convención de la ONU sobre el derecho al mar permite en efecto a un país extender sus derechos para la explotación de los recursos más allá del límite de las 200 millas si prueba que esta zona se sitúa en la "prolongación natural" de su propia plataforma continental.

Para Rob Huebert, profesor de la universidad de Calgary y especialista en el tema, Rusia se ha adelantado a sus competidores en esta carrera, que el calentamiento global aceleró al reducir la capa de hielo.

Los rusos, que manifestaron sus ambiciones al plantar simbólicamente una bandera bajo el Polo Norte en 2007, "han realizado los mayores esfuerzos en el norte. Están en ventaja para la explotación de los recursos, tienen la flota de rompehielos más importante", explicó Huebert a la AFP.

Rusia, destacó, está adelantada en la presentación de su caso ante la comisión de la ONU encargada de evaluar las reivindicaciones.

Mientras, Canadá, que tiene hasta 2013 para presentar su caso, "está intentando recuperar terreno", indicó Huebert.

Los canadienses presentaron recientemente, en un Congreso geológico internacional, datos científicos que respaldan según ellos sus reivindicaciones en una zona de 1,7 millones de km2 en el Artico.

Ottawa tiene motivos para hacer causa común con Washington para recolectar datos científicos, estima el profesor Huebert, pero esta cooperación es limitada porque Estados Unidos no integra la Convención sobre el derecho al mar.

Para él, Canadá debería intentar convencer a Washington que es de interés de ambos que ingrese a la Convención.

Estados Unidos y Canadá difieren en su opinión sobre el Pasaje del Noroeste, que une el Atlántico al Pacífico, y sobre el cual los canadienses estiman tener soberanía. Para Estados Unidos, se trata de aguas internacionales.

El primer ministro Stephen Harper convirtió la defensa de la soberanía canadiense en el Gran Norte en uno de sus principales caballitos de batalla. En los últimos dos años anunció una serie de iniciativas, como la construcción de un puerto de aguas profundas y la construcción de una base ártica.

Además, Canadá organiza regularmente maniobras en el Gran Norte. Unos 600 militares participan hasta el 26 de agosto en un vasto ejercicio "de soberanía" en el Artico canadiense.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes