Ciencia explica por qué las ballenas crecieron tanto

Los científicos creen haber resuelto un enorme misterio: ¿Por qué las ballenas crecieron tanto y tan rápido?

Hace algunos millones de años, las ballenas más grandes tenían una longitud promedio de unos 4,5 metros (15 pies). Grandes, pero aún podrías sostener un cráneo con ambas manos.

Entonces, casi repentinamente, un tipo de ballena — los cetáceos barbados — se volvieron enormes. La ballena azul actual puede alcanzar los 30 metros (100 pies) de longitud, y son las criaturas más grandes en la Tierra. Ahora su cráneo es más grande que una miniván y posiblemente pudiera albergar a más de cinco personas, afirman los científicos.

“Realmente vivimos en la época de los gigantes”, dijo el coautor del estudio Nicholas Pyenson, del Museo Smithsonian de Historia Natural. “¿A qué se debe?”

Y todo ocurrió en “un abrir y cerrar de ojos evolutivo”, lo que complica averiguar qué sucedió, indicó Graham Slater, de la Universidad de Chicago y autor principal del estudio publicado el martes en Proceedings of the Royal Society B.

El estudio propone una respuesta: Todo comenzó con las glaciaciones de los últimos tres a cinco millones de años, que transformaron los océanos y el abasto de comida de las ballenas.

Los investigadores utilizaron registros fósiles de las ballenas más pequeñas para crear un árbol genealógico de los cetáceos barbados, que incluyen a la ballena azul, la ballena jorobada y la ballena franca. Utilizando simulaciones por computadora y el conocimiento de cómo funciona la evolución, comenzaron a llenar los vacíos entre las ballenas pequeñas y la versión actual maximizada. Se centraron en un periodo en el que las ballenas se volvieron enormes y las de menor tamaño se extinguieron, en algún momento entre hace algunos cientos de miles de años y 4,5 millones de años.

Llegaron a la conclusión de que cuando comenzaron los cambios de tamaño, los polos se hicieron más fríos, el hielo se expandió y cambió la circulación de agua en los océanos y la dirección de los vientos. Slater y Pyenson dijeron que el agua más fría se fue al fondo y se movió más cerca del ecuador y eventualmente resurgió en espacios ricos en pequeños peces y criaturas de los que se alimentan las ballenas.

Antes de eso, el alimento de las ballenas estaba esparcido, y era relativamente fácil conseguirlo. Ahora, existen enormes buffets en medio de cientos de kilómetros de desiertos alimenticios para las ballenas. Es por eso que se pueden ver miles de ballenas en la Bahía de Monterey, California, durante el verano, explicó Slater.

Los cetáceos barbados, que no tienen dientes, se alimentan al dar enormes bocanadas para filtrar el agua y comer las pequeñas criaturas que capturan. Las ballenas con dientes, como los cachalotes, cazan peces o calamares de forma individual, por lo que los cambios oceánicos que esparcieron la comida no las afectaron tanto. Pero las ballenas barbadas van tras bancos de peces o enjambres de krill, dijo Pyenson.

“Si eres una ballena, la forma más fácil de aprovechar los recursos densos pero esparcidos, es creciendo”, dijo Slater. “Si eres grande, obtienes más kilómetros por litro”.

Los cetáceos barbados pasaron de 4,5 a 30 metros en, básicamente, el mismo tiempo que le tomó a los humanos evolucionar”, destacó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes