Científicos estudian el zumbido del amor de los mosquitos

WASHINGTON (AP). Un grupo de investigadores de la Universidad Cornell descubrió que los mosquitos aedes aegypti _los que propagan enfermedades como la fiebre amarilla y el dengue_ alteran las vibraciones de sus alas como una señal de apareamiento.

La buena nueva es que el descubrimiento podría conducir a mejores medios para controlar los mosquitos, dijo Ronald Hoy, uno de los autores del informe publicado el jueves en la edición en internet de la revista Science.

La liberación de mosquitos machos estériles es un modo de controlar la reproducción de los insectos. Observar sus señales de apareamiento podría ayudar a determinar si esos machos estériles pueden aparearse con las hembras, explicó en una entrevista telefónica.

"No queremos soltar mosquitos endebles sino sementales estériles", agregó.

Eso se debe a que las mosquitos hembras, una vez cortejadas, son menos receptivas a otros machos y es improbable que vuelvan a aparearse. Por eso, si el apareamiento inicial es con un macho estéril, no deja descendencia.

"Estudiando estas señales vibratorias podríamos determinar qué tipo de información consideran importante los machos y las hembras al elegir pareja", agregó la coautora Lauren Cator, estudiante de posgrado en Cornell.

Hoy, que estudia la audición en los insectos, dijo que los científicos sabían que el zumbido ayudaba a los machos a acercarse a las hembras, pero él y sus colegas se preguntaban qué era lo que podían escuchar.

Algunos mosquitos hacen coincidir el ritmo de sus aletazos al cortejar, dijo, de modo que los investigadores decidieron ver si ocurría lo mismo con el aedes aegypti, por lo que juntaron a machos y hembras. Resultó que los insectos alteraban la vibración de sus alas pero no para igualar su ritmo, sino que unían las vibraciones de ambos.

Las hembras tenían una frecuencia de unos 400 aletazos por segundo y los machos de unos 600, explicó.

Cuando se encontraban entre sí ajustaban su ritmo hasta que se producía una onda de unas 1,200 vibraciones por segundo, una armonización de los 400 y los 600 aletazos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes