Científicos miden ondas sísmicas de demolición

HAYWARD, California, EE. UU. (AP). Con una serie de rápidas explosiones y una nube de polvo, un edificio de 13 pisos en el campus de la Universidad Estatal de California en East Bay se desplomó el sábado mientras científicos monitoreaban el impacto en la cercana falla tectónica Hayward.

La implosión controlada en una colina junto a la Bahía de San Francisco atrajo además a decenas de curiosos que querían sentir las ondas expansivas de magnitud 2 que científicos predijeron ocurrirían cuando 12.500 toneladas de concreto y acero se estrellasen contra el suelo.

Científicos del Instituto Geológico de Estados Unidos colocaron más de 600 sismógrafos en círculos concéntricos a kilómetro y medio (una milla) del edificio para registrar las vibraciones.

Los científicos esperan que el peculiar experimento ayude a determinar dónde temblará más la tierra cuando el área sea azotada por un terremoto intenso.

"Cuando ese edificio se desplomó presumiblemente habremos registrado una buena señal continua durante 8 o 10 segundos", dijo Rufus Catchings, principal científico del instituto geológico en el experimento, poco después de la implosión.

Catchings dijo que estaba contento con la ejecución de la implosión que hizo desplomarse el edificio en menos de cinco segundos.

"Fue tan rápido que acabó antes de darte cuenta", dijo Sally López, de 71 años, que conoció a su esposo cuando ambos eran estudiantes en la escuela y acudió al lugar desde Fremont para ver el edificio caer.

El experimento es in intento de responder a la pregunta: ¿Qué sucederá cuando ocurra el próximo gran terremoto?

Durante años, la región se ha estado preparando para un sismo fuerte que muchos temen pudiera arrasar con escuelas, hospitales y edificios de apartamentos vulnerables y desatar un enorme caos. El instituto geológico estima que existe 63% de probabilidades de un terremoto intenso en la región en los próximos 30 años.

Warren Hall fue construido a unos 600 metros (2.000 pies) de la falla Fayward, una de las más peligrosas en el país.

"Apenas estamos teniendo una idea de la distribución de los temblores", dijo Catchings.

Muchos recuerdan vívidamente el terremoto de 6,9 de magnitud en Loma Prieta en 1989 que mató a 63 personas, hirió a casi 3.800 y causó 10.000 millones de dólares en daños, incluso el desplome de un tramo de carretera que mató a decenas de automovilistas. El sismo tuvo su epicentro cerca de Santa Cruz, unos 80 kilómetros (50 millas) al sur de Hayward.

Pero en East Bay, la falla Hayward _ que pasa por varias ciudades del área y bajo el estadio de fútbol americano de la Universidad de California en Berkeley _ es la de mayor probabilidad de causar un sismo intenso en las próximas décadas, dicen expertos.

El último sismo mayor en esa falla fue en 1868. Catchings dijo que la falla desencadena, en promedio, un gran terremoto cada 140 años.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes