Cirujanos presentan novedades en Cali, destino de turismo estético

La ciudad colombiana de Cali acogió esta semana un congreso de cirugía estética, en el marco de una feria de belleza, salud y moda, en el que los médicos intercambiaron conocimientos y presentaron nuevas técnicas para minimizar las cicatrices.

La reunión de especialistas se celebró en el marco de Cali Exposhow, una feria anual de belleza, salud y moda que se celebra en la ciudad colombiana, ubicada 300 km al suroeste de Bogotá, que incluye pasarelas de moda y una feria de la industria de la estética.

Colombia está en el undécimo lugar a nivel mundial en número de cirugías estéticas, por detrás de Brasil y México, según cifras de la Sociedad Internacional de Cirugía Estética (ISAPS, por sus siglas en inglés) y muchas de estas operaciones se las realizan pacientes extranjeros que viajan en lo que se conoce como el turismo médico.

"Al principio venían sólo porque es más económico, ahora porque tenemos calidad", dijo a la AFP la doctora Lina Triana, secretaria de la ISAPS, que calcula que con la recesión ha disminuido la cantidad de pacientes que viajan desde Europa, pero ha subido el total de personas provenientes de Estados Unidos.

Esta especialista realiza varios procedimientos y de ellos destacan cirugías en la zona genital femenina, que van desde el "diseño vaginal" hasta procedimientos en los músculos del suelo pélvico, con el objetivo de aumentar el placer sexual.

El doctor Alfonso Riascos calcula que un 30% de sus pacientes son extranjeros que vienen en busca de nuevas técnicas. Este especialista presentó en Cali una nueva forma de realizar rejuvenecimiento facial con pequeñas incisiones de menos de cinco centímetros, sin dejar las cicatrices que hasta ahora acarreaba este proceso, que bordeaban el lóbulo y que podían incluso deformar la oreja.

"Todo el tiempo en cirugía se busca reducir la cicatriz, reducir el estigma", dijo a la AFP Riascos, quien explicó que muchas de estas cirugías tenían riesgos y dejaban marcas en los bordes de la cara y presentaban riesgos de queloides y otras formas de cicatrizaciones traumáticas.

"Yo empecé hace más o menos cinco años en pacientes seleccionados y ya llevo 400 pacientes", refirió el médico después de su presentación.

Riascos contó que existe un negocio en torno a los viajes para realizarse cirugías estéticas, que incluye traslados desde el aeropuerto y cuidados postoperatorios.

En Colombia, el procedimiento más común es la cirugía de aumento de senos, que representa un 18,3% del total de 211.879 operaciones anuales, según cifras del sector, y en general las mujeres hablan de forma abierta sobre el tema.

"Aquí en Colombia y en Cali hace mucho tiempo que empezó a generarse una tendencia de que a las niñas les regalaban una operación de senos para la fiesta de los 15 años", explicó a la AFP Ana María Gómez, una secretaria de 25 años, que asistió a la feria de belleza.

"La mayoría de mis amigas estaban operadas a los 17", contó esta joven que se hizo los pechos y una liposucción.

Para Ana María, la cirugía estética no es un estigma ni un tabú. "No lo ando gritando, pero si me preguntan yo lo digo, no voy a mentir", afirmó.

Luz Mari Leiva una peluquera de 43 años, eligió al cirujano estético que le agrandó los pechos después de verlo en un programa de televisión en el que se mostraba cómo una persona era sometida a un cambio de imagen radical, que incluía operaciones cosméticas.

"Es lo único que me he hecho y no fue un tamaño muy extravagante", señaló al destacar que puede salir a la calle sin sujetador.

Richard Paéz, un esteticista de 34 años, se ha operado la nariz cuatro veces, con tres cirujanos distintos, sin lograr el resultado deseado.

"Estoy arrepentido porque el resultado no es el que yo quería, pero si veo a alguien que trabaja lindo, me voy a arriesgar", comentó, aunque aclaró que "nada se compara a la belleza natural".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes