Columna de petróleo submarina, vestigio del derrame de BP

WASHINGTON (AP). Una columna invisible de petróleo de 35 kilómetros (22 millas) de largo serpentea por debajo de la superficie del Golfo de México, donde probablemente seguirá durante varios meses o más, advirtió el jueves un grupo de científicos. Es la primera evidencia concluyente de la existencia de un penacho subterráneo como vestigio del derrame de la firma BP.

Lo más preocupante es el ritmo lento con que el petróleo se descompone en el agua fría de 4,5 grados centígrados (40 F), lo que lo constituye en una amenaza duradera pero invisible a la vida marina, dicen los expertos.

Este mes, altos funcionarios federales declararon que el petróleo derramado al mar prácticamente se había desvanecido, en el sentido de que no es visible, pero los ingredientes químicos del petróleo persisten a un kilómetros (más de media milla) debajo de la superficie, hallaron los investigadores.

Además, el petróleo se está descomponiendo a una décima parte de lo que lo hace en la superficie. Eso significa que "el penacho podría perdurar bastante tiempo", dijo el coautor del estudio Ben Van Mooy, del Instituto Oceanográfico Woods Hole en Massachusetts, que se publica en línea en la revista Science.

"Desde ya deberíamos preocuparnos de que este material esté flotando quién sabe por cuánto tiempo", afirmó Monty Graham, un científico en el Laboratorio Marino de Dauphin Island, en Alabama, que no participó en el estudio.

"En el estudio dicen meses, pero lo más probable es que podamos rastrearlo durante años", agregó.

Ian MacDonald, un científico en la Universidad Estatal de la Florida, dijo el jueves en un testimonio ante el Congreso que "la huella del gas y petróleo del derrame de BP será detectable en el ambiente marino durante el resto de mi vida".El petróleo submarino fue medido cerca de donde estalló el pozo de BP, a unos 65 kilómetros (40 millas) de las costas de Luisiana. El penacho comenzó a cinco kilómetros (3 millas) del pozo y se extendió más de 32 kilómetros (20 millas) al sudoeste. Las partículas de petróleo son inodoras y demasiado diminutas como para detectarlas a simple vista.

"No hay evidencia visible de petróleo en las muestras; luce como agua pura", observó el autor principal del estudio, Richard Camilli.

Los científicos usaron instrumentos complejos _incluso un espectrómetro submarino especial_ para detectar los vestigios químicos del petróleo que se derramó del pozo de BP cuando la plataforma submarina sobre él estalló el 20 de abril.

Con más de 57,000 medidas, los científicos trazaron el rastro de un enorme penacho a fines de junio. Los componentes de petróleo se detectaron en ese flujo serpenteante de casi dos kilómetros (más de una milla) de ancho y 200 metros (650 pies) de alto.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes