Cosmonautas instalan montura de telescopio

CABO CAÑAVERAL, Florida, EEUU (AP). Dos cosmonautas que efectuaban una caminata en el espacio instalaron el jueves una nueva montura para un telescopio en la Estación Espacial Internacional a pesar de que el dispositivo tenía una falla.

En su segunda caminata espacial en menos de una semana, en un principio se les dijo a los rusos Fiodor Yurchijin y Aleksandr Misurkin que ya no intentaran instalar la plataforma de 1,83 metros (seis pies) para un telescopio que aún no es enviado al espacio.

Pero después de más de una hora de discusiones en el control de la misión en Rusia en las afueras de Moscú, la decisión fue revertida y los cosmonautas la instalaron.

Yurchijin y Misurkin reportaron que la base de la plataforma parecía estar desalineada porque no había sido ensamblada adecuadamente en tierra. El problema podría impedir darle la dirección correcta al futuro telescopio.

"No podemos pasar mucho tiempo aquí", se quejó uno de los cosmonautas mientras luchaban con el equipo.

Arrastraron la plataforma de vuelta a la escotilla y se pusieron a inspeccionar las cubiertas de las antenas; uno de los escudos protectores se soltó el lunes y se alejó flotando en el espacio.

Pero los ingenieros determinaron que la desalineación de 90 grados podría ser corregida posteriormente. Así, los cosmonautas llevaron la plataforma del telescopio de vuelta al sitio donde estaban trabajando y la aseguraron.

Anteriormente retiraron un experimento de comunicación a base de láser de ese lugar, a pesar de que era difícil trabajar allí.

"Es muy estrecho aquí arriba en lo que respecta a cosas de las que pueda uno agarrarse", comentó en ruso uno de los cosmonautas. "Así es", respondió el otro (la traducción al inglés no identifica quién hizo las afirmaciones).

Los caminadores espaciales también desenrollaron y ondearon una bandera rusa que sacaron en honor al Día de la Bandera de Rusia.

"Ahora podemos ver la bandera de nuestra patria", dijo uno de los cosmonautas en un discurso improvisado.

Antes, los cosmonautas se toparon con algunas dificultades para apretar las cubiertas de las antenas.

Debido a la cubierta que se fue, los rusos revisaron a fondo las restantes para asegurarse que estaban bien sujetas. Al menos dos estaban flojas. La NASA dijo que la cubierta perdida no representa un riesgo para la estación, ubicada a 418 kilómetros (260 millas) de la Tierra.

Mientras tanto, la agencia espacial estadounidense ha suspendido todas las caminatas espaciales organizadas por ella al tiempo que continúa la investigación del percance del mes pasado. El casco de un astronauta italiano se llenó de agua durante una caminata el 16 de julio, y estuvo a punto de ahogarse. Se cree que el agua provino del sistema de enfriamiento del traje.

Los trajes utilizados por los rusos son distintos.

Antes de regresar al interior, la tripulación recolectó muestras de la superficie de una escotilla para su análisis en la Tierra. Hay evidencias, dijo un comentarista de la NASA, de posibles microorganismos que pudieran sobrevivir en el inhóspito ambiente del espacio.

La plataforma giratoria sostendrá un telescopio óptico que será lanzado en noviembre e instalado por los cosmonautas un mes después.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes