Crisis en Japón dispara demanda de píldoras anti radiación

WASHINGTON ( AP). La crisis nuclear en Japón ha incrementado la demanda en Estados Unidos y otras partes de un medicamento económico que puede proteger contra un tipo de daño por radiación, a pesar de que el riesgo sólo se presente en el país asiático.

Las agencias de salud en California y del oeste de Canadá alertaron que no hay razón para que la gente que está a un océano de distancia comience a abastecerse con yoduro de potasio. Algunos suministradores han respaldado sus pedidos y están recibiendo llamadas de pánico por parte potenciales clientes.

" Díganles que se detengan", dijo Kathryn Higley, directora de salud médica radiactiva en la Universidad Estatal de Oregon.

" Existen muchos mitos sobre el uso de yoduro de potasio", agregó el doctor Irwin Redlener, un pediatra y experto en preparación ante desastres naturales en la Universidad Columbia. " No es un antídoto para la radiación en general".

La píldora puede ayudar a prevenir que iodos radiactivos causen cáncer de tiroides, por lo cual los niños son los que están en mayor riesgo en caso de un desastre nuclear.

La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón ha almacenado yoduro de potasio para distribuir en caso de alta exposición radiactiva. Por su parte, la Marina de Estados Unidos ha distribuido el producto a su personal expuesto a la radiación mientras ayuda con las labores de rescate en Japón.

¿Cuál es el efecto de este medicamento? El yoduro de potasio, que es una sal también conocida como KI, tiene un sólo uso: proteger a la tiroides de los iodos radiactivos. No bloquea ningún otro tipo de radiación y tampoco protege ninguna otra parte del cuerpo.

El medicamento, ya sea en píldoras o líquido, se vende sin receta médica y es considerado seguro, aunque algunas personas podrían sufrir reacciones alérgicas.

" No puedo calcular cuántas mujeres llamaron llorando", dijo Alan Morris, presidente de Anbex, la principal distribuidora de la sustancia. El ejecutivo informó que la compañía ha vendido más de 10,000 cajas de pastillas con 14 píldoras y volverán a surtirse hasta abril.

Los estadounidenses también han reportado más interés en sus plantas de energía. El martes una línea telefónica de Pensilvania que normalmente recibe de cinco a 10 llamadas por semana sobre comprar las píldoras, en dos días ha reportado 85 consultas relacionadas con el tema.

Expertos del gobierno e independientes aseguran que los estadounidenses tienen poco qué temer de cualquier radiación que salga de la planta nuclear en Japón.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes