Cumbre ONU busca establecer objetivos para salvar especies

TOKIO ( AP). Una cumbre de Naciones Unidas que buscará preservar la biodiversidad en el planeta empezará el lunes en Japón, con países pobres y ricos enfrentados por asuntos similares a los que han estancado las negociaciones sobre el cambio climático.

Diecisiete años después de que entrara en vigencia, la Convención sobre Diversidad Biológica de la ONU aún no ha logrado impulsar una iniciativa global efectiva para disminuir el ritmo de extinción de las especies y la pérdida de ecosistemas, a pesar de los ambiciosos objetivos para este año, establecidos en el 2002.

Las ranas y otros anfibios corren el mayor riesgo de desaparecer, los arrecifes de coral son los que se deterioran más rápido y cerca de un cuarto de todas las especies de plantas están en riesgo, según la Convención, que organiza el encuentro de dos semanas en Japón.

Una de las principales tareas de los delegados será acordar 20 objetivos estratégicos para la próxima década.

Los científicos temen que si no se toman medidas para revertir la pérdida de la biodiversidad, la extinción de especies aumentará y los hábitats naturales se degradaran o destruirán, lo que contribuirá al cambio climático y amenazará la producción agrícola, los cardúmenes de peces y el acceso a agua potable. Los expertos estiman que la Tierra pierde especies a entre 100 y 1,000 veces más del promedio histórico.

Sin embargo, ya existen fricciones entre las naciones desarrolladas y aquéllas en desarrollo sobre si la misión del tratado de la ONU es detener o simplemente hacer más lenta la pérdida de animales y plantas de aquí al 2020.

Unos 8,000 delegados de 192 naciones asistirán a la cumbre en Nagoya, a 270 kilómetros (170 millas) al oeste de Tokio. El encuentro tiene sus raíces en la Cumbre de la Tierra, que se realizó en Río de Janeiro en 1992.

Los grupos ambientalistas atribuyen la falta de avance en la preservación de la biodiversidad a una ausencia de voluntad política. Algunos también consideran que no han logrado comunicar su mensaje.

"No hemos tenido éxito cuando se trata de dar a entender nuestro mensaje en nuestras sociedades y economías, que al fin y al cabo dependen de esta biodiversidad", dijo Bill Jackson, subdirector general de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. "Tenemos que solucionar el problema dentro de los próximos 10 años".

Un punto de desacuerdo, señalan observadores, es la búsqueda de un mecanismo para compensar por el uso de especies en investigaciones genéticas, como el empleo de plantas endógenas de países pobres, que son transformadas en medicamentos para Occidente sin que las naciones de origen reciban ningún porcentaje de las ganancias. La convención busca establecer un marco legal para que productores y usuarios encuentren soluciones mutuamente beneficiosas.

Otro objetivo polémico es acordar el nuevo porcentaje de tierras y océanos que debería ser protegido de aquí al 2020.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes