Disléxicos tienen desórdenes neurológicos diferentes

WASHINGTON (AFP) - Los disléxicos chinos y occidentales sufren desórdenes neurológicos diferentes, propios de su sistema de escritura -pictogramas o alfabeto-, que implican también factores genéticos, según un estudio sino-estadounidense publicado el lunes.

Los occidentales disléxicos presentan anomalías funcionales así como un déficit de materia gris en la parte posterior del cerebro, subrayó el estudio divulgado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS, en inglés).

En cambio, entre los disléxicos chinos las anomalías funcionales y estructurales se sitúan en la región frontal mediana del cerebro, observaron los investigadores de la universidad de Hong Kong, del Instituto de Tecnología de Pekín y de la Universidad de Pittsburgh (Pensilvania, este).

Dieciséis pequeños chinos disléxicos y dieciséis que no presentaban dificultades de aprendizaje de la lectura ni de la ortografía sufrieron una batería de tests, cuyo impacto fue observado en el cerebro mediante un escáner.

Los 32 alumnos de primaria debieron primero observar dos caracteres de tamaño diferente para determinar si percibían bien sus particularidades. Luego, los investigadores añadieron dos nuevos caracteres para observar cuál zona del cerebro era activada en el proceso de lectura.

Los científicos testearon luego la sensibilidad de los niños a la estructura de los sonidos del lenguaje, fundamental para la adquisición de la lectura.

Los escáners mostraron que los chinos disléxicos tenían una actividad menor en el gyrus frontal mediano que aquellos sin problemas. También tenían menos materia gris en esa zona.

Además, los pequeños chinos no presentaban ninguna de las anomalías observadas en las zonas del cerebro de sus camaradas occidentales disléxicos.

"A nivel funcional, es fácil comprender por qué los locutores chinos y occidentales utilizan partes diferentes de su cerebro", ya que los chinos utilizan ideogramas simples o compuestos mientras que los occidentales utilizan un alfabeto, indicó el autor del estudio Li-Hai Tan, profesor de lingüística y de neurociencia de la Universidad de Hong Kong.

Las redes del cerebro se activan en forma diferente "según se trate de leer un pictograma o un sistema más fonológico" (basado en el sonido), añadió.

Lo más sorprendente es que los niños chinos disléxicos tienen también menos materia gris en el gyrus frontal mediano y estimó que esto es sin duda un factor genético. Los niños disléxicos occidentales presentan también un déficit de materia gris, pero en la parte posterior del cerebro.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes