Dosis masivas de vitamina B pueden retrasar el Alzheimer

Londres (EFE). Dosis masivas de vitamina B pueden retrasar e incluso detener el Alzheimer en las personas mayores, según un estudio publicado en la Public Library of Science One.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford, junto a otros colegas noruegos, ha descubierto que si se toman diariamente píldoras de tres vitaminas B se retrasa la reducción del tamaño del cerebro que se produce con la edad.

En un test que ha durado dos años y en el que participaron 168 ancianos se demostró una reducción de hasta un 50 por ciento del ritmo de atrofia del cerebro y una media del 30 por ciento.

Aproximadamente 14 millones de europeos y cinco millones de estadounidenses tienen problemas de memoria y otras funciones mentales conocidos como el Deterioro Cognitivo Ligero y que pueden degenerar en el Alzheimer.

Los investigadores se muestran, sin embargo, prudentes y dicen que es prematuro recomendar la ingesta de ese tipo de suplementos vitamínicos a los ancianos antes de llevar a cabo ulteriores estudios y sopesar riesgos y beneficios.

En las pruebas médicas efectuadas se utilizaron dosis 300 veces superiores a la ingesta recomendada de la vitamina B12 y cuatro veces los niveles recomendados de ácido fólico.

Ello significa que se empleó esa vitamina como un fármaco y no como un suplemento vitamínico, lo que requiere averiguar si hay riesgos asociados.

La vitamina B se encuentra de forma natural en la carne y los cereales integrales y contribuye al crecimiento y la división celulares, además de fortalecer el sistema inmunológico y mantener sanos la piel y la estructura ósea.

Los investigadores administraron dosis diarias de la vitaminas B12, B6 y B9 (ácido fólico) a un grupo de 84 personas mientras que otro equivaente se contentó con un placebo.

Al cabo de dos años, los escáneres efectuados demostraron que los cerebros de quienes habían tomado las vitaminas se habían reducido menos -sólo un 0,76 por ciento al año- que los del placebo (un 1,08 por ciento anual), lo que representa una diferencia del 31 por ciento.

En el caso de los ancianos que mejor respondieron al tratamiento se consiguió reducir hasta en un 53 por ciento el ritmo de reducción del tamaño del cerebro.

Los investigadores creen que las vitaminas B disminuyeron la atrofia cerebral reduciendo los niveles de un aminoácido presente en la sangre y que se conoce como homocisteína.

Las personas que tenían los niveles más altos de homocisteína en la sangre fueron quienes más se beneficiaron.

Según el profesor David Smith, del Departamento de Farmacología de la Universidad de Oxford, uno de los que dirigieron el experimento, "los resultados son espectaculares". "Esperamos que este tratamiento sencillo y seguro retrasará el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer en personas que sufren ligeros problemas de memoria", dijo Smith.

Para este científico, la cuestión clave es saber si el Deterioro Cognitivo Ligero es sólo el comienzo de la enfermedad de Alzheimer, es decir si se trata de un proceso continuo y progresivo, como él mismo sospecha.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes