EU: Análisis preventivos a bebés crean controversia ética

WASHINGTON ( AP). Un análisis preventivo crucial para los bebés en Estados Unidos _un pinchazo en el talón para extraerle sangre a cada recién nacido_ es objetivo de un ataque por razones éticas.

Después de analizar esas gotas de sangre en busca de una serie de enfermedades graves, algunos estados las conservan durante años.

Para los científicos son un tesoro, tanto para mejorar la prevención de enfermedades en neonatos como para determinar qué toxinas ambientales pueden atacar el corazón del feto o cuáles son los genes que provocan cáncer en los niños.

Sin embargo, es infrecuente que se pida a los padres el permiso para realizar tales investigaciones _la mayoría ni siquiera saben de su existencia_ lo cual ha suscitado temores de violación de intimidad que ponen en peligro uno de los programas más fecundos de la salud pública.

Texas está a punto de descartar muestras de sangre de más de cinco millones de bebés para resolver un juicio iniciado por padres furiosos por lo que llaman los " depósitos secretos de ADN". Un juez en Minnesota desestimó recientemente una denuncia similar.

Michigan acaba de transferir cuatro millones de muestras de sangre a un nuevo " BioTrust for Health" (Biofideicomiso por la salud), una campaña de educación pública sobre la importancia de las muestras para la investigación y cómo las familias pueden optar por no ser incluidas en ella.

Asesores del gobierno esperan elaborar en los próximos meses una serie de recomendaciones para garantizar que cada bebé recién nacido reciba sus análisis y sus padres puedan decidir qué se hace con la muestra.

" Es crucial tomar medidas", dijo la asesora Sharon Terry, quien pertenece a la organización sin fines de lucro Genetic Alliance. Dijo que la desconfianza acerca de las muestras podría extenderse a los análisis en sí.

" Echar luz sobre la información, educar a los padres, es la amenaza mucho menor", dijo. Si se lo hace bien y correctamente, beneficiará enormemente a todo el sistema".

Los análisis a los neonatos no son nuevos. Comenzaron en la década de 1960 y en la actualidad se supone que a todos los bebés se los analiza en busca de por lo menos 29 enfermedades genéticas, con la esperanza de descubrir a los que necesitan tratamiento precoz para evitar el daño cerebral o la muerte.

Cada año, en Estados Unidos, el programa descubre a unos 5,000 bebés que requieren tratamiento.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes