EU: algunos reniegan de la lucha contra cambio climático

BONN, Alemania (AP). Las conversaciones sobre el clima mundial parecen estar retrocediendo después de cinco días de negociaciones en Bonn, afirmó el delegado estadounidense este viernes, y agregó que algunos países estaban renegando de las promesas que formularon el año pasado para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los países pobres coincidieron con la evaluación del negociador Jonathan Pershing, de que la nueva rueda de conversaciones sobre la lucha contra el calentamiento global ha sido frustrante.

Persiste la profunda división entre las posiciones de los países ricos y los pobres acerca de cómo enfrentar el problema _un choque que torpedeó una reunión cumbre en Copenhague en diciembre_ y no augura nada bueno para la próxima convención sobre el clima en la ciudad mexicana de Cancún en noviembre.

"A esta altura estoy muy preocupado", afirmó Pershing. "Lamentablemente, lo que hemos visto una y otra vez esta semana es que algunas naciones se distancian del progreso logrado en Copenhague y de lo que se convino allí".

Aunque no quiso mencionar de qué países se trataba, dijo que las principales naciones en desarrollo se alejaban del compromiso de reducir el volumen de sus emisiones de gases y dicen ahora que es mejor aplicar dichos controles a los países industrializados.

China, India, Brasil y Sudáfrica estuvieron entre las principales naciones en desarrollo en Copenhague. Desde entonces, China se ha convertido en el mayor consumidor mundial de energía, que se suma a su anterior condición como principal productor de gases contaminantes.

Otro punto de disputa, agregó, era un acuerdo convenido en Copenhague para que los países ricos recaudaran 100,000 millones de dólares anuales para el 2020 a fin de ayudar a los países pobres a adaptarse al cambio climático. Ahora éstos dicen que la cifra es insuficiente.

Dessima Williams, delegada de Granada que habla por las naciones insulares más amenazadas por el aumento del nivel de los mares, dijo que aquella cifra probablemente será cuestionada.

"Parece mucho", afirmó. "Para los países donantes representa pedir mucho a los contribuyentes. Pero hay que contraponer eso a la necesidad" de los países que podrían verse devastados por los efectos del calentamiento global.

Williams afirmó que uno de los motivos por el contratiempo en las conversaciones era el reciente fracaso del Congreso de Estados Unidos en aprobar un proyecto sobre el clima.

Algunos países propusieron reducir el ritmo de las negociaciones debido a que la falta de una legislación pone en duda el compromiso internacional de Estados Unidos.

"Algunos han considerado eso como un indicio de que no va a ocurrir nada", dijo Williams.

Pershing aseguró a los negociadores, en conversaciones públicas y privadas, que el presidente Barack Obama seguía comprometido a reducir para el 2020 las emisiones de carbono en Estados Unidos en un 17% respecto de los niveles del 2005, y que no ha abandonado la intención de lograr la aprobación de un proyecto sobre clima y energía.

Mientras tanto "tenemos numerosas herramientas a nuestra disposición", dijo a la prensa. "Usaremos todas esas herramientas".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes