Encuentran en algas posibles medicinas contra el Sida

RIO DE JANEIRO (AFP). Científicos brasileños dijeron este viernes haber descubierto tres compuestos en algas marinas que podrían utilizarse para la prevención y tratamiento del virus del sida.

El Instituto Oswaldo Cruz, que lidera la investigación, mantuvo bajo reserva los nombres de esas sustancias, pero indicó que se obtuvieron resultados "promisorios" en los tests pre clínicos.

"Las sustancias en estudio pueden ser utilizadas tanto para medicamentos destinados al tratamiento de personas que viven con el virus HIV-1 (que provoca el sida) como para la prevención de contaminación a través del desarrollo de un microbicida de acción local", informó el instituto en un comunicado.

"El microbicida está orientado para el uso vaginal, permitiendo a las mujeres la prevención sin el consentimiento de sus parejas", añadió

Los científicos examinaron 22 compuestos naturales obtenidos en algas marinas del litoral brasileño y seleccionaron a tres como candidatas al desarrollo de antirretrovirales contra el HIV.

"El gran diferencial de las sustancias estudiadas es la baja toxicidad, toda vez que los medicamentos disponibles son eficaces aunque tóxicos", dijo el inmulogista Luiz Roberto Castello Branco.

Esos compuestos, según el instituto, fueron capaces de inhibir la replicación del HIV en macrófagos y linfocitos, células envueltas en la respuesta inmunológica del organismo ante la infección.

Asimismo, esas sustancias presentaron un desempeño "equivalente" a fármacos ya en uso clínico, según los investigadores.

"Si todo corre como lo planeamos, en 2010 daremos inicio a la fase clínica, con tests en pacientes", dijo Castello Branco.

"La inclusión de una alternativa más para la terapia antirretroviral, permitirá atender pacientes que presentan resistencia a las combinaciones de medicamentos existentes. Además, el origen natural de la sustancia, un alga no tóxica, le da seguridad a la aplicación del producto", indicó.

Brasil, de 190 millones de habitantes, tiene unos 620,000 seropositivos y 190,000 enfermos de sida que tienen derecho a atención gratuita.

Salvo el AZT, todos los medicamentos utilizados actualmente en Brasil contra el sida, son importados o tienen insumos que son comprados en el exterior y sintetizados en el país.

Si las experiencias dan los resultados esperados, según Castello Branco, Brasil podría reducir sus gastos en royalties y compra de medicamentos contra el sida, que anualmente rondan los 1,000 millones de reales (unos 613 millones de dólares).

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes