Enorme isla de hielo podría amenazar plataformas petrolera

ESTOCOLMO (AP). Una isla de hielo cuatro veces más grande que Manhattan va a la deriva a través del Océano Artico tras desprenderse de un glaciar en Groenlandia.

En la ruta de este gigante imparable podría haber plataformas petroleras y rutas de navegación, y cualquier choque ocasionaría daños incalculables. En el peor de los casos, trozos enormes podrían alcanzar las aguas muy transitadas donde otro iceberg de Groenlandia hundió al Titanic en 1912.

Ha sido un verano de devastación climática casi bíblica en todo el planeta, con incendios forestales, calor y humo en Rusia, e inundaciones mortíferas en Asia. Pero en el momento en que se quebró el Glaciar Petermann la semana pasada _creando la mayor isla de hielo ártica en medio siglo_ ello podría simbolizar un calentamiento mundial mejor que cualquier otro síntoma.

"Es tan grande que no se puede evitar que vaya a la deriva. No puede ser detenida", dijo Jon-Ove Methlie Hagen, glaciólogo de la Universidad de Oslo.

Pocas imágenes pueden capturar los temores mundiales sobre el clima como un trozo de hielo de 260 kilómetros cuadrados (100 millas cuadradas) desprendiéndose de la vasta capa de hielo de Groenlandia, una reserva de agua dulce que si se derritiera completamente elevaría el nivel global del mar en seis metros (20 pies), lo cual tendría efectos devastadores.

La isla de hielo más nueva en el mundo ya está siendo utilizada como un emblema poderoso en el debate sobre el calentamiento global. El legislador estadounidense Edward Markey ha sugerido incluso que los escépticos respecto al cambio climático podrían irse a vivir allí.

Los investigadores se esfuerzan apresuradamente por determinar la trayectoria de la plataforma de hielo flotante, la cual se está moviendo hacia el estrecho de Nares que separa la costa noroeste de Groenlandia y la isla Ellesmere de Canadá.

Si ingresa al estrecho antes de la helada invernal _que debe comenzar el próximo mes_ probablemente las corrientes oceánicas la trasladarán hacia el sur, desplazándose cerca de la costa este de Canadá hasta que entre a aguas con mucha actividad petrolera y de navegación frente a Terranova.

"Es en ese momento cuando comienza a volverse peligrosa", señaló Mark Drinkwater, de la Agencia Espacial Europea.

El Servicio Canadiense del Hielo calcula que el viaje tomará de uno a dos años. Es probable que se fraccione cuando choque con otros icebergs e islas. Los vientos y las olas trasladarían los fragmentos más hacia el sur, y comenzarían a derretirse a medida que avanzan hacia aguas más cálidas.

"Pero los fragmentos aún podrían ser bastante grandes", advirtió Trudy Wohlleben, un especialista canadiense en hielo, el primero en divisar el enorme trozo el jueves en imágenes de satélite.

Los trozos de hielo podrían ser lo suficientemente grandes como para amenazar las plataformas petroleras de Canadá en alta mar en el Gran Banco de arena frente a la costa de Terranova, indicó Wohlleben.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes