Ensayos con células madre abren nuevos horizontes en EU

WASHINGTON (AFP). Dos compañías estadounidenses se pusieron este año en la vanguardia de la investigación sobre células madre embrionarias, al conseguir la autorización del gobierno para iniciar los primeros ensayos clínicos en personas que sufren problemas en la espina dorsal y ceguera.

Las células madre embrionarias son las únicas células que tienen la capacidad de multiplicarse de forma ilimitada y de transformarse en cualquier célula del cuerpo, motivo por el que su polémico uso puede abrir el camino para la curación de enfermedades cardiovasculares, el Parkinson, la diabetes o incluso combatir los efectos de la vejez.

Los científicos estadounidenses también están llevando a cabo otros experimentos a partir de células madre gracias al desarrollo de técnicas más sofisticadas, pese a la oposición de ciertos colectivos que critican la interrupción prematura de la vida humana para esta práctica.

"Tras una década de intensa polémica, el terreno está finalmente preparado para empezar a ayudar a pacientes que sufren terribles enfermedades", aseguró Bob Lanza, jefe de laboratorio del centro de Tecnología Avanzada de Células (ACT).

Su empresa recibió la aprobación de la agencia estadounidense para el control de medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) en noviembre para empezar a probar una terapia a partir de células madre embrionarias en una inusual ceguera que afecta a niños, conocida como Stargardt.

Los estudios clínicos empezarán en los próximos meses y se espera poder obtener los primeros resultados a las seis semanas.

En octubre, la compañía Geron Corporation anunció el inicio del primer ensayo realizado en Estados Unidos con células madre embrionarias humanas en un paciente que presenta daños en su espinal dorsal y espera que otros doce enfermos puedan participar en la investigación en el próximo año.

El objetivo de los estudios clínicos de ACT y Geron no se centra específicamente en recuperar la movilidad o la visión de los pacientes, sino en evaluar los riesgos que conllevan.

La principal preocupación que provocan las terapias con células madre es que transformar las células pueda inducir la formación de tumores.

Pero si las técnicas científicas garantizan la seguridad de los pacientes, ambas compañías incluirán a más personas en sus ensayos con el fin de poder curar cierto tipos de parálisis y cegueras.

Hace doce años, el equipo del científico James Thomson aisló por primera vez células madre humanas, y desde entonces este campo de investigación ha estado envuelto en polémica.

El ex presidente estadounidense George W. Bush bloqueó los fondos federales para impedir la financiación pública de las investigaciones porque involucraban el uso de embriones, pero el actual mandatario Barack Obama revirtió esta medida poco después de ser investido en 2009.

Sin embargo, el juez Royce Lamberth recuperó la ley de Bush en agosto de 2010 tras dictar a favor de un recurso presentado por una coalición de grupos, incluidas distintas organizaciones cristianas.

Mientras se espera la resolución de la apelación hecha por el gobierno de Estados Unidos, distintas investigaciones han recibido ya subvenciones estatales.

"Esta situación de inestabilidad sólo perjudicará el progreso de los estudios", argumentó en septiembre Tim Kamp, jefe del Centro de Medicina Regenerativa y Células Madres de la Universidad de Wisconsin.

Pero para zanjar los problemas asociados a los ensayos realizados a partir de células madre embrionarias, los científicos decidieron empezar a trabajar con células madre pluripotentes inducidas, que también pueden actuar en los tejidos de la piel, la sangre o las células coronarias.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes