Escarabajo asesino causa la mayor masacre de árboles

Montana, EU ( EFE). Apenas mide lo que un grano de arroz pero el escarabajo descortezador (bark beetle, en inglés) ha arrasado ya una quinta parte de los bosques del Oeste de Estados Unidos, provocando una "epidemia sin precedentes" en la Historia de Norteamérica que los científicos atribuyen a los efectos del cambio climático.

Este insecto demoledor, cuyo nombre proviene del latín "dendroctonus" que significa "escarabajo asesino", está tiñiendo de rojo el manto verde que se extiende desde Nuevo México a la Columbia Británica, en Canadá, pasando por Colorado, Wyoming y Montana (en EU) y por Alberta (Canadá), y ha puesto en alerta dos de sus ecosistemas más valiosos, los de los parques nacionales de Yellowstone y de las Montañas Rocosas.

Al principal centro de gestión forestal de este último, situado en los bosques de Helena (Montana), acudimos un grupo de periodistas para que un equipo multidisciplinar de entomólogos, agentes forestales y gestores de bosques nos explique cómo manejan la que ellos consideran " la mayor infestación de insectos conocida en la Historia de América del Norte".

El escarabajo descortezador, "no es ni un visitante nuevo ni tan siquiera una especie invasora en el Oeste americano, ha estado siempre presente en sus ecosistemas pero la sequía que hemos experimentado en la última década y la subida de las temperaturas, han provocado una expansión sin precedentes, que se ha convertido en plaga, señala Peter Kolb, entomómologo y profesor de Gestión Forestal de la Universidad de Montana.

Su 'modus operandi' continua siendo el mismo: busca un pino robusto, de entre 80 y 100 años y de unos 17 centímetros de diámetro, se instala en él y, cual vampiro, empieza a chuparle los nutrientes y a desplegar larvas en su corteza, que, tras un periodo de hibernación durante los meses de frío, emergen en primavera y se suman al 'banquete' para seguir absorbiendo la 'sangre' a un árbol, cada vez más debilitado.

Por lo general, cuenta Kolb, tardan dos años en rodear un pino y acabar con él. Mientras que para crezca otro de la envergadura del que matan, han de pasar más de 70 años.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes