Estudian el proceso de la parálisis hipnótica

NUEVA YORK ( AP). Por eso la región del cerebro que está lista a mover la mano hace caso omiso a su proceso habitual y en cambio hace caso a este intruso que le dice " Ni te molestes", concluyó la investigación.

Es una especie " de reconexión entre diferentes regiones del cerebro", explicó Yann Cojan, un investigador en la Universidad de Ginebra en Suiza.

Cojan es autor del estudio que se publica en la edición del jueves de la revista Neuron. Empleó registros cerebrales para demostrar lo que ocurría cuando 12 voluntarios trataban de mover una mano que había sido paralizada por la hipnosis.

Los resultados revelaron que la corteza motriz derecha se preparaba como siempre para ordenar el movimiento a la mano, pero la corteza parecía no tomar en cuenta las partes del cerebro con las que se comunica normalmente para controlar los movimientos.

En cambio, actuaba más en sincronización que de costumbre con una región diferente del cerebro llamada precúneo. Esto fue una sorpresa, dijo Cojan.

El precúneo participa en la visualización mental y los recuerdos de sí. Cojan insinúa que esa región del cerebro estaba rebosando con los comandos que recibió del hipnotizador: " Tu mano es muy pesada, está pegada a la mesa". Por eso, agregó, habría sido como decir a la corteza motriz: " Oh, pero tu mano está demasiado pesada, no puedes moverla".

Es como si la corteza motriz " estuviese conectada a la idea de que no puede moverla y por lo tanto no envía el mensaje de moverla", agregó el investigador.

Para la investigación, a 12 participantes les practicaron escaneos cerebrales mientras efectuaban una tarea que les requería empujar un botón con una mano o la otra.

En algunas sesiones fueron hipnotizados y les dijeron que tenían la mano izquierda paralizada. En otras sesiones su estado era normal. A fines de comparación, otros seis participantes sencillamente simulaban que tenían la mano izquierda paralizada.

El doctor Richard Frackowiak, un experto en la Universidad de Lausana en Suiza, que no participó en el estudio, calificó el informe de "adición muy valiosa" a la investigación sobre la parálisis hipnótica.

Amir Raz, que estudia hipnosis y el cerebro en la Universidad McGill en Montreal, dijo haber hallado interesante el estudio, pero se preguntó si los resultados reflejaban los efectos generales de estar hipnotizado o la sugestión de la parálisis en sí.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes