Estudio: Mejor resucitación cardiopulmonar sólo con las manos

CHICAGO ( AP). La resucitación cardiopulmonar (RCP) realizada sólo con las manos puede salvar más vidas que en su forma tradicional con respiración de boca a boca, indicó un estudio.

Como aliciente adicional, también evita que las personas sientan algo de vergüenza por colocar su boca sobre la de la víctima.

Es el primer estudio estadounidense en gran escala en mostrar que más adultos sobrevivieron a un paro cardiaco cuando alguien les proporcionó presiones constantes en el pecho para simular los latidos del corazón, en comparación con la RCP tradicional que incluye respiración de boca a boca.

" Cualquiera que pueda poner una mano sobre la otra, cerrar los codos y apretar duro y rápido puede hacer esto. Sin riesgo, sin miedo a causar daño", dijo el principal autor del estudio, el doctor Ben Bobrow del Departamento de Servicios de Salud de Arizona, en Phoenix.

" Queremos eliminar todas las razones por las que las personas no hacen nada cuando ven que otra persona se desploma", agregó.

Los defensores de esta nueva perspectiva sostienen que con la RCP realizada únicamente con las manos la gente no tiene que hacer lo que para algunos es un elemento desagradable o vergonzoso: poner su boca sobre la de una persona inconsciente para respirar por ellos.

Para otros, el método en el que sólo se usan las manos simplifica un procedimiento complicado que muchos aprendieron hace años y casi no recuerdan: ¿Cuántas respiraciones? ¿Cuántas veces se presiona el pecho? ¿Se supone que hay que taparles la nariz?

La RCP clásica, con respiración boca a boca y presiones en el pecho, es la mejor para los niños muy pequeños y aquellos que casi se ahogan o que sufren una sobredosis de drogas, según los expertos, pues son casos en los que el paro cardiaco probablemente fue causado por problemas respiratorios.

Las compresiones continuas en el pecho funcionan mejor para los infartos en adultos, pues la mayoría de las personas se tardan demasiado en realizar la respiración boca a boca, dijo otro autor, el doctor Gordon Ewy, del Centro Cardiaco Sarver de la Universidad de Arizona.

Tras un infarto la sangre oxigenada no puede llegar al cerebro sin ayuda. La mayoría de las personas tardan unos 16 segundos en realizar dos respiraciones de RCP, tiempo suficiente para que los órganos queden sin oxígeno.

" Las manos de ustedes son el corazón de ellos", dijo Ewy. " Si dejan de presionar el pecho, el flujo de la sangre al cerebro se detiene".

Un estudio del 2007 realizado a 4,068 víctimas de paros cardiacos fuera de hospitales en Japón encontró resultados similares, pero otros no han descubierto diferencias entre los dos métodos de RCP.

El estudio, que será publicado el miércoles en la Gaceta de la Asociación Médica Estadounidense, también es el primero en mostrar que las campañas de conciencia social a nivel estatal pueden aumentar la disposición de las personas a proporcionar RCP y salvar una vida.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes