Estudio siembra dudas sobre las pruebas antidopaje

PARIS (AFP) - Los métodos actuales de análisis en la lucha contra el dopaje en el deporte no pueden dar resultados indiscutibles, estima un experto en la revista científica 'Nature', que publica un estudio basándose en el caso del ex campeón del Tour de Francia Floyd Landis.

Para ser absolutamente fiables, los métodos tendrían que ser aún más científicos, los laboratorios deberían "definir y hacer público un proceso normalizado", eliminando criterios ambiguos, escribió en la publicación Donald Berry, de la Universidad de Texas, en Houston.

Entre los elementos que deben tenerse en cuenta para un control riguroso figuran, entre otros, la sustancia utilizada, la dosis, el método elegido y el metabolismo de cada individuo.

"Si la prueba convencional para el dopaje estuviera sometida a un instancia de control como la Administración Estadounidense de Medicamentos (FDA) para ser utilizada como prueba de diagnóstico de una enfermedad, sería rechazada", asegura Berry.

El experto se pregunta si en vista de los métodos actuales de detección, se puede considerar con certeza que un atleta que da positivo es realmente culpable, o no, de haber recurrido a sustancias o prácticas prohibidas. "Es muy posible que la respuesta sea no (que no es culpable)", responde.

El ciclista estadounidense Floyd Landis ©AFP Doug PensingerEn el caso de Floyd Landis, que dio positivo por testosterona en el Tour de Francia de 2006, en el que había ganado, ha percibido varias imperfecciones en el proceso, sobre todo relacionadas con el laboratorio francés que efectuó el control.

Berray asegura que ha tenido acceso a los datos concretos del caso y que no se puede dar una respuesta clara sobre la culpabilidad del deportista.

Para él, "la situación en los laboratorios de control del dopaje en el mundo entero tiene que ser revisada", ya que actualmente "hay tramposos que escapan a la detección e inocentes que son acusados por error".

Landis, sancionado por la USADA, la agencia antidopaje estadounidense, recurrió su condena por dopaje, pero el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) rechazó su solicitud en junio. El corredor está suspendido hasta enero de 2009.

El doctor Patrick Schamasch, director médico del Comité Olímpico Internacional (COI), no deseó hacer comentarios sobre el estudio de la revista, pero quiso defender la precisión de los análisis antidopaje y alabó "el gran rigor con el que la Agencia Mundial Antidopaje elabora sus procedimientos de control respondiendo a las normas ISO".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes