Estudio con simios rastrea orígenes de risa humana

NUEVA YORK ( AP). Un grupo de científicos embarcados en el estudio de los orígenes de la risa humana les hicieron cosquillas a bebés y varios primates, y concluyeron que las personas y los simios heredaron la risa de un antepasado común hace más de 10 millones de años.

Expertos elogiaron el estudio, que ofrece sólida evidencia de que la risa de primates y humanos está relacionada por medio de la evolución, dijo Frans de Waal, del Centro Nacional Yerkes de Investigaciones de Primates en la Universidad Emory, en Atlanta.

Desde Charles Darwin, los científicos han advertido que los simios hacen sonidos característicos cuando juegan o si se les hace cosquillas, al parecer para indicar que les interesa seguir jugando.

Se ha dicho anteriormente que la risa humana tiene raíces en los primates. Pero la risa de los simios no suena igual a la versión humana. Es un jadeo rápido, o un sonido nasal más lento o una serie de breves gruñidos.

¿Qué tiene eso que ver con el ja-ja humano?

Para investigar eso, Marina Dávila Ross, de la Universidad de Portsmouth, en Inglaterra, y varios colegas analizaron detalladamente los sonidos emitidos por tres bebés humanos y 21 orangutanes, gorilas, chimpancés y bonobos.

Luego de medir 11 características en el sonido de cada especie, elaboraron un mapa de cómo esos sonidos parecen relacionarse entre sí. El resultado es como un árbol genealógico. Significativamente, tres de los sonidos quedaron reflejados en la misma forma en que las especies están relacionadas, dijeron los científicos el jueves en la edición cibernética de la revista Current Biology.

El estudio concluyó que aunque la risa humana es bien diferente que las versiones de los simios, sus detalles característicos bien pudieron provenir de características ancestrales compartidas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes