Estudios indican enfoque personal para tratar hipertesión

WASHINGTON (AP). Es difícil predecir qué píldoras funcionan mejor para lidiar con la hipertensión de cada paciente, pero los científicos están buscando formas de personalizar mejor la terapia: quizás usando un análisis de sangre.

La idea es controversial, pues contradice el enfoque actual para tratar la hipertensión, uno de los problemas de salud más prevalecientes en el mundo.

Ahora, un trío de estudios muestra que algunas combinaciones de medicamentos funcionan mejor con ciertos grupos poblacionales, indicando la posibilidad de que medir los niveles en la sangre de una hormona involucrada en la hipertensión pueda ayudar a optimizar la atención.

La gran sorpresa en los estudios es que tomar un fármaco que no se corresponde con el nivel de esa hormona no solamente pudiera no funcionar, sino que pudiera elevar la presión sanguínea.

"La idea de que un tratamiento es bueno para todos simplemente no tiene sentido", dice el doctor Michael Alderman, del Colegio de Medicina Albert Einstein, que respalda el nuevo enfoque.

No obstante, muchos médicos se han mostrado escépticos porque estudios iniciales hace décadas no mostraron un beneficio claro del análisis de sangre para detectar el nivel de la hormona, dijo el doctor Ernesto Schiffrin.

"La realidad es que hasta cierto punto lo que hay que hacer es ensayo y error, porque los pacientes son diferentes y algunos pacientes tienen reacciones adversas con una medicina y otros no", dijo Schiffrin, de la Universidad McGill, en Montreal, y especialista en hipertensión para la Asociación Estadounidense del Corazón, la principal agrupación de cardiología en Estados Unidos.

Sin embargo, con los análisis de sangre siendo ahora más fáciles y confiables, algunos expertos dicen que es hora de estudios más amplios para resolver el debate.

"Debemos desviar nuestros esfuerzos de la estrategia de tratar la hipertensión como un solo mal", escribió el doctor Curt Furberg, especialista de salud pública de la Universidad Wake Forest, en un comentario que acompaña los nuevos estudios en el número de este mes de la revista American Journal of Hypertension.

La hipertensión es una de las causas mayores de ataques cardiacos, apoplejía e insuficiencia renal y ha aumentado a medida en que la población envejece y se vuelve más obesa y sedentaria. Se estima que solamente la mitad de los afectados tienen la hipertensión bajo control y la dificultad de encontrar el medicamento apropiado es una de las razones.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes