Exposición a bisfenol-A en embarazo puede afectar comportamiento

CHICAGO ( AP). La exposición a bisfenol A (o BPA) antes del nacimiento podría afectar el comportamiento de las niñas a los 3 años de edad, según el estudio más reciente sobre efectos potenciales a la salud de ese compuesto químico de uso generalizado.

Las niñas en edad preescolar cuyas madres tuvieron niveles relativamente altos de bisfenol A en la orina durante el embarazo tuvieron resultados peores _aunque aún dentro de rangos normales_ en pruebas de comportamiento con respecto a otras niñas, incluidas ansiedad e hiperactividad.

Los resultados no son definitivos, y expertos no involucrados en el estudio dijeron que otros factores aparte del BPA podrían explicar los resultados. Los investigadores admitieron que sigue habiendo un " debate considerable" sobre si el BPA es dañino, pero señalaron que sus descubrimientos deberían incitar una investigación adicional.

Los investigadores midieron el BPA en la orina de 244 madres del área de Cincinnati en dos ocasiones durante el embarazo y al nacimiento. Las mujeres evaluaron a sus hijas a la edad de tres años utilizando cuestionarios de comportamiento estándares.

Casi todas las mujeres tuvieron niveles cuantificables, como la mayoría de los estadounidenses. Pero los niveles más altos en la orina durante el embarazo fueron vinculados a un peor comportamiento en sus hijas. Al parecer, no afecta el comportamiento de los varones.

Los investigadores señalaron que si el BPA puede ocasionar cambios de comportamiento, eso puede presentar problemas académicos y sociales a niñas que ya están en riesgo de enfrentar esas dificultades.

" Estos cambios sutiles pueden realmente tener grandes implicaciones a nivel de la población", dijo Joe Braun, autor principal del estudio e investigador invitado de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

Por cada aumento de 10 veces en los niveles de BPA en las madres, las niñas estuvieron al menos seis puntos abajo en los cuestionarios.

El estudio fue publicado el lunes en internet en Pediatrics (Pediatría).

Linda Birnbaum, directora del Instituto Nacional de Ciencias Biomédicas y del Programa Nacional de Toxicología, señaló que el estudio contribuye evidencia nueva importante a " una creciente base de datos que sugiere que la exposición a BPA puede asociarse con efectos en la salud humana".

Subvenciones del gobierno federal ayudaron a pagar el estudio.

La Administración de Alimentos y Medicinas (FDA, por sus iniciales en inglés) ha dicho que un nivel bajo de exposición a BPA parece ser seguro; pero también ha señalado que, debido a evidencia científica reciente, tiene cierta preocupación sobre efectos potenciales del BPA en el cerebro y comportamiento de fetos, bebés y niños pequeños. La FDA continúa estudiando la exposición a BPA y apoya los esfuerzos para minimizar su utilización en contenedores de alimentos.

El BPA tiene muchos usos y se encuentra en algunas botellas de plástico y recubrimientos de latas metálicas de alimentos. Se utilizó ampliamente en biberones de plástico y en vasos para bebés, pero la industria redujo progresivamente su uso.

Braun dijo que es posible que la exposición a BPA durante el embarazo interfiere con el desarrollo del cerebro, una teoría insinuada en otros estudios, y eso podría explicar las diferencias de comportamiento en su estudio.

No está claro por qué no se afecta el comportamiento en niños, pero se piensa que el BPA imita los efectos del estrógeno, una hormona femenina.

Los investigadores evaluaron otras influencias posibles sobre el comportamiento de los niños, como el ingreso familiar, nivel de educación y si las madres estaban casadas, y aún así encontraron un aparente vínculo con BPA.

Pero el doctor Charles McKay, un investigador de BPA y toxicólogo del Centro de Control de Envenenamiento de Connecticut, dijo que los investigadores no midieron adecuadamente otros factores que podrían explicar los resultados, aparte del BPA.

Por ejemplo, no existe información sobre los hábitos alimenticios de las madres. Eso es importante porque los altos niveles de BPA en las madres podría haber sido resultado de comer muchos alimentos enlatados en lugar de comida más saludable y menos procesada, lo cual pudo haber afectado el desarrollo cerebral fetal.

El Consejo Estadounidense de Química, un grupo comercial entre cuyos miembros se incluyen compañías que usan BPA, dijo que la investigación " tiene deficiencias significativas ... y su relevancia para la salud pública es un enigma".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes