Frenan polo turísitco en Costa Rica para proteger tortuga

SAN JOSE (AFP). Una resolución judicial que establece protecciones para las tortugas baulas, en peligro de extinción, paralizó el desarrollo urbano de uno de los principales polos de desarrollo turístico de Costa Rica, en la norteña provincia de Guanacaste.

La Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia suspendió recientemente los permisos de construcción en la llamada "zona de amortiguamiento" del Parque Nacional Las Baulas, principal punto de arribo de esta especie marina, considerada en peligro de extinción.

En la zona de amortiguamiento, que comprende un área de 500 metros lineales alrededor del parque, en Playa Grande de Guanacaste, se encuentra el pueblo de Tamarindo, un complejo de hoteles, cabinas y negocios que atrae cada año a miles de turistas extranjeros.

La orden judicial impide hacer nuevas edificaciones, demoler o remodelar los edificios existentes, mientras se realiza una estudio sobre el impacto ambiental del desarrollo urbano en la zona. El estudio deberá ser realizado por la Secretaría Técnica Ambiental (SETENA), el Instituto de Acueductos y Alcantarillados (ambos estatales) y las municipalidades de varios cantones guanacastecos.

La tortuga baula, el quelonio más grande del mundo, es también una de las especies más amenazadas de extinción por factores que los expertos no han podido clarificar del todo, pero que podrían estar relacionados con prácticas de pesca depredadoras.

De las cerca de 1,500 tortugas que desovaban en Playa Grande de Costa Rica a finales de la década de 1980, actualmente sólo llegan unas pocas docenas, situación que se reporta en muchos de los sitios históricos de anidación en Lationamérica.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes