Geólogos descubren "pista de baile" de dinosaurios

SALT LAKE CITY, Utah, EU (AP). Un grupo de geólogos dice haber descubierto huellas de animales prehistóricos en tal profusión en un espacio reducido, de apenas 0,3 hectáreas (0,75 acres), que la ha calificado como "la pista de baile de los dinosaurios".

El lugar, en los límites estatales de Arizona y Utah, ofrece nueva luz sobre la vida de los dinosaurios hace 190 millones de años.

En ese entonces, tramos grandes del oeste estadounidense eran un enorme desierto. Se hallaron más de mil huellas donde debió haber habido un oasis en medio de colosales dunas de arena zarandeadas por el viento.

Las huellas podrían suministrar material para los investigadores, que tratan de comprender a los dinosaurios que sobrevivieron en lo que muchos consideraban "un vasto desierto reseco e inhabitable", dijo Marjorie Chan, profesora de geología en la Universidad de Utah y una de los autores de un nuevo estudio del lugar.

"Quizás no era tan inerte como pensábamos", comentó Chan el lunes.

El descubrimiento añade un sitio más a la larga lista de la región, pero la diferencia radica en el número de huellas, más de mil. El sitio está en un área protegida del Monumento Nacional Vermilion Cliffs.

En algunos tramos hay una decena de huellas en 0,84 metro cuadrado (1 yarda cuadrada).

"Era un sitio que atraía a una multitud, como una pista de baile", comentó Chan.

Los investigadores identificaron cuatro clases de huellas sobre la superficie rocosa pero no han determinado las especies que las dejaron.

Algunas de las huellas miden 40 centímetros (16 pulgadas) de ancho y muestran tres dedos y un talón. Otras son más pequeñas y más circulares. También se han divisado lo que parecen ser huellas de pesadas colas arrastradas.

Winston Seiler, que estudió el lugar para una tesis de licenciatura, dijo que el área pudo haber sido un lugar popular de reunión para animales de toda edad. Pudo haber sido uno de los oasis donde los dinosaurios del primer jurásico paraban para beber antes de seguir su camino.

Seiler imagina que los dinosaurios estaban "felices de estar en este lugar, después de vagar por las dunas, agotados por el calor y el martilleo de la arena caliente, aliviados de llegar a un lugar con agua".

Las conclusiones del estudio se publican en la edición de octubre de la revista Palaios.

"Es un lugar digno de entusiasmo que merece mucho más trabajo", dijo Jim Kirkland, paleontólogo de Utah, que no estuvo involucrado con el estudio.

Espera que los paleontólogos inicien un peritaje en gran escala del lugar para comprenderlo mejor.

Las huellas podrían arrojar luz sobre el comportamiento de los dinosaurios, dijo Andrew Milner, paleontólogo de Utah.

Para acceder al lugar protegido se emiten veinte autorizaciones diarias. Linda Price, administradora del monumento, anticipa que aumentará el interés público sobre el lugar una vez conocido el hallazgo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes