Hormona logra vacas más productivas y menos contaminantes

WASHINGTON (AFP). Tratar un millón de vacas con una hormona de crecimiento permitiría producir más leche con menos recursos, generando una reducción del volumen de gases causantes del 'efecto invernadero' equivalente a eliminar 400,000 automóviles, según un estudio de científicos estadounidenses.

En su estudio, publicado el lunes, Judith Capper, investigadora de la Universidad Cornell (Nueva York) y principal autora del mismo, subraya que la producción de leche a gran escala requiere de vastas superficies de cultivos y de importantes fuentes de energía para producir los alimentos necesarios para el ganado.

Según ella, el recurso a esta hormona de crecimiento STH reconstituida, primer producto de la biotecnología utilizado en el ganado estadounidense desde hace casi 15 años, permite reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y de metano en la atmósfera, ya que se precisa menos energía y tierra de cultivo pero asegura niveles de producción lechera suficientes para satisfacer la demanda.

El estudio fue divulgado por las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (PNAS) del 30 de junio. La investigación muestra que dar un complemento hormonal de crecimiento cotidiano en los alimentos a un millón de vacas permitió producir la misma cantidad de leche con 157,000 animales menos, comparado con una cantidad similar de bovinos sin este complemento alimentario.

Esta diferencia permitió ahorrar 491,000 toneladas de maíz y 158,000 toneladas de soja y la reducción de 2,3 millones de toneladas en alimentos para el ganado. Permite además disminuir la superficie de las tierras cultivadas en 219,000 hectáreas así como la erosión del suelo en 2,3 millones de toneladas anuales, según esta investigación.

La alimentación del ganado con hormonas es un tema de debate entre Estados Unidos y la Unión Europea, que mantuvo en 2003 una prohibición permanente para importar carne desde Estados Unidos y Canadá con un tipo de hormona, y una prohibición provisional para cinco hormonas.

La Organización Mundial de Comercio (OMC) consideró este año ilegal la prohibición de la UE de importar carne con hormonas desde Estados Unidos y Canadá, señaló que estos dos países debieron haberle pedido un arbitraje para mantener sus represalias hacia Bruselas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes