Humanos están tan impregnados de petróleo como las aves

WASHINGTON ( AP). Ver las imágenes de pelícanos y otras aves empetroladas da miedo, pero nosotros mismos estamos nadando en la sustancia.

La idea de dejar el auto para usar la bicicleta no es la solución para alejarnos del crudo. El calzado deportivo y la bicicleta contienen productos fabricados con petróleo. En caso de que se quiera usar baterías eléctricas en los vehículos, éstas tienen una carcaza plástica de petróleo y gas. El aislante para mantener las casas frescas también comenzó bajo la forma de crudo y gas. Sin él las personas sudarían, pero usarían desodorante que también deriva del petróleo.

Ni siquiera se puede escapar del petróleo en la comida: algo tan inocente como una leche malteada puede tener sustancias para volverla más cremosa... hechas a base de petroquímicos.

El petróleo está en todas partes, impregna nuestra vida diaria en formas que nunca nos imaginamos, está en las alfombras y los muebles, las computadoras y la ropa. Los productos que están en contacto directo con nuestro cuerpo como la pasta de dientes y la crema de afeitar, el brillo labial y las cápsulas de vitaminas. Los petroquímicos son el aceite que hace funcionar nuestra vida moderna.

Por todo esto, los petroquímicos están incluso en nuestra sangre. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos realizaron pruebas a los humanos para encontrar químicos y metales ambientales, tras las que registraron 212 componentes distintos, de los cuales más de 180 eran productos derivados del gas natural y el petróleo.

" Es el material básico de nuestra sociedad", dijo Michael Wilson, investigador en la Universidad de California en Berkeley. " Esta es la era petroquímica".

El profesor de ciencias ambientales de la Universidad Estatal de Luisiana Ed Overton, que trabaja con el gobierno ante el derrame petrolero, reconoció la presencia diaria de este químico en nuestras vidas.

" No hay algo que hagamos a diario que no esté afectado por los petroquímicos" dijo.

" Todo lo que no es acero o hierro, o algún tipo de metal, tiene algún componente petroquímico. Y eso se debe a lo que hemos logrado hacer con él", dijo el profesor de química de la Universidad de Virginia Occidental Dady Dadyburjor.

Para ilustrar lo importantes y maleables que son los petroquímicos no hay mejor ejemplo que un frasco de champú, dijo Kevin Swift, director de economía y estadística del Consejo Estadounidense de Química, la asociación de comercio de la industria química. La botella es de plástico, la tapa es de plástico, el sello y la marca también. La tinta viene de petroquímicos e incluso el pegamento debajo de la etiqueta viene del petróleo o del gas.

" El mismo champú se deriva de petroquímicos", dijo Swift. " Un frasco de champú es totalmente químico".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes