Implantado el primer corazón artificial permanente en España

Madrid ( EFE). Un hombre de 67 años se ha convertido en el primer receptor de un corazón artificial permanente en España, después de que los cardiólogos hubieran descartado realizarle un trasplante porque otras enfermedades lo desaconsejaban.

El dispositivo artificial era la única posibilidad para Pedro Antonio Pérez, que sufrió un infarto en 1996, y a quien los médicos del hospital madrileño 12 de Octubre habían dado apenas unas semanas de vida.

Animado y optimista, Pérez relató hoy su experiencia junto al equipo de cirugía cardiaca que le intervino el pasado mayo.

El jefe del servicio médico, José María Cortina, y el doctor Pérez de la Sota, explicaron la novedosa técnica que se ha implantado ya a más de 7,500 pacientes en todo el mundo, pero que es la primera vez que se realiza en España.

El dispositivo artificial es un mecanismo de titanio con dos cánulas de entrada y salida al corazón, y un motor-bomba eléctrico que impulsa la sangre al interior del órgano, y que se inserta en el pecho del paciente.

Externamente, un pequeño cable lo conecta a una unidad de control, consistente en una batería eléctrica que se enchufa a la red eléctrica si la persona se encuentra en casa, o en dos recargables con una autonomía aproximada de 12 horas para que pueda desplazarse y llevar una vida lo más normal posible.

Se calcula que el corazón artificial puede durar entre 8 y 10 años funcionando, y transcurrido ese tiempo debería sustituirse sólo la parte del motor.

Mientras tanto, el paciente solo tiene que extremar la higiene en la zona del cable de conexión eléctrico que, al estar en el exterior, es la única zona susceptible de infección.

El dispositivo cuesta alrededor de 90,000 euros (unos 129,500 dólares) pero, según los cardiólogos del 12 de octubre, resulta mucho más barato que los " varios miles de euros" diarios que costaba el tratamiento del paciente cada vez que ingresaba por una crisis cardiaca.

Tras la operación, que tuvo lugar el pasado 4 de mayo, Pérez pasó cuatro días en la UCI y un mes después recibía el alta hospitalaria.

Según el doctor Pérez de la Sota, actualmente no hay pacientes en lista de espera para esta intervención ya que es más frecuente que un enfermo de corazón admita el trasplante cardiaco.

El receptor del corazón artificial explicó que vive sólo y que hace una vida normal, aunque lo único que echa de menos es conducir, algo que, de momento, le han prohibido los médicos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes