Irán pone en órbita su primer satélite

TEHERÁN (AFP). Irán anunció haber puesto en órbita el lunes por la noche su primer satélite con ayuda de su cohete Safir-2, lo que podría aumentar las preocupaciones de la comunidad internacional sobre las capacidades balísticas de la República Islámica.

El satélite, bautizado Omid ("esperanza") es de fabricación 100% iraní, subrayó la agencia oficial IRNA.

"Es el primer satélite lanzado en la historia de nuestra nación y fue propulsado por el cohete Safir-2", afirmó el martes la agencia FARS, sin citar fuentes. IRNA precisó que el lanzamiento fue efectuado la noche del lunes.

La televisión mostró al presidente Mahmud Ahmadinejad dando la orden de lazar el cohetes, que llevaba un "mensaje de amistad y de paz del presidente", según la agencia FARS.

Según la agencia ISNA, la primera operación del satélite fue difundir dicho mensaje hacia la Tierra, sin precisar de qué modo.

"Querido pueblo iraní, vuestros hijos han enviado su primer satélite de fabricación nacional que fue puesto en órbita de la Tierra, en nombre de Dios y del duodécimo imán" del chiismo, dice el mensaje.

"La presencia oficial de la República Islámica de Irán en el espacio entró en la historia para reforzar la fe en Dios, la justicia y la paz", concluye el texto según ISNA.

Irán anunció el 17 de agosto haber lanzado con éxito su cohete Safir ("embajador").

"El cohete es capaz de poner un satélite ligero en órbita baja a una distancia mínima de 250 km de la Tierra y máxima de 500 km", había afirmado la televisión estatal sin citar fuentes.

Este anuncio fue recibido con escepticismo en muchos países occidentales. Francia afirmó por ejemplo que el artefacto "no dispone de capacidades extraatmosféricas".

La frontera entre la atmósfera y el espacio se sitúa a una altitud de 100 km.

Irán anunció a finales de noviembre que había realizado con éxito el lanzamiento de su segundo cohete espacial, Kavoshgar-2, y la recuperación de una sonda que iba a bordo.

Los dos cohetes parecen derivar del misil balístico Shahab-3, el de mayor capacidad de su arsenal, con un alcance declarado de cerca de 2,000 km.

Este aparato, desarrollado a partir del No-dong norcoreano, puede teóricamente alcanzar Israel y el sureste de Europa.

Los países occidentales desconfían del programa espacial iraní, por temer que permita a Teherán desarrollar sus capacidades de ataque balístico.

En lo que concierne al satélite Omid, "fue enteramente fabricado en Irán y es de tipo ligero", aseguró IRNA, precisando que tiene "como objetivo mantener comunicaciones con una estación en tierra para efectuar medidas".

"Todos los elementos de Safir-2 y de Omid fueron realizados por científicos iraníes", afirmó.

Según la agencia, Omid "efectúa 15 revoluciones en torno a la Tierra cada 24 horas y en cada revolución es controlado dos veces por una estación en el suelo".

Si se confirma la puesta en órbita de Omid, Irán sería el segundo país de la región, después de Israel, con capacidad para lanzar satélites.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes