Justicia costarricense da respiro a los guacamayos lapas

SAN JOSÉ (AFP). La justicia costarricense prohibió la tala y utilización de madera caída del almendro amarillo, gravemente amenazado, y que sirve de hábitat para las lapas verdes, una variedad de guacamayo en peligro de extinción, según un fallo dado a conocer.

La Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia admitió un recurso de amparo presentado por el ciudadano Franklin Carmiol Ulloa, contra el ministerio de Ambiente y Energía, a raíz de una resolución que permitía la explotación y comercialización de este árbol, cuyo fruto alimenta a las lapas verdes.

La resolución de la Sala Constitucional prohíbe "dar inicio o continuar cualquier procedimiento tendiente al aprovechamiento, explotación o extracción del almendro amarillo (dipteryx panamensis) mientras este árbol y la lapa verde (ara ambigua) se encuentren en la lista de especies amenazadas o en peligro de extinción".

El Estado tendrá además que pagar las costas, daños y perjuicios causados por el proceso abierto con la presentación del recurso de amparo.

No es la primera vez que la justicia costarricense se pronuncia a favor de la preservación del hábitat y de las lapas verdes, de las que quedan entre 25 y 35 parejas reproductoras en todo el país.

En marzo del 2002 ya tuvo que salir en defensa de este animal "una de las aves más impresionantes de Costa Rica", según la sentencia, que prohibió la tala del almendro amarillo.

Esta ave, que llega a medir hasta 84 centímetros de envergadura y pesa cerca de 1,3 kilogramos, anida en los troncos huecos y vive en tierras bajas y húmedas, principalmente del lado del Atlántico, en bosques entre el este de Honduras y el norte de Colombia, con una población aislada en el Pacífico en Guayaquil, Ecuador.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes