Lanza investigación sobre mamíferos marinos sin matarlos

SIDNEY (AFP). Australia desveló hoy lunes un multimillonario programa de investigación sobre los mamíferos marinos, con especial atención a las ballenas, con el objetivo de persuadir a Japón de que no es necesario matar a esos animales para estudiarlos.

Según anunció el ministro australiano de Medio Ambiente, Peter Garrett, el programa tendrá un presupuesto de 2,58 millones de dólares y se basará en la convicción del gobierno australiano de que "no se necesita matar ballenas para entenderlas".

"Las investigaciones actuales usan técnicas genéticas y moleculares así como identificaciones por satélite, métodos acústicos y vigilancia aérea más que arpones", añadió Garrett.

El anuncio del nuevo programa australiano coincide con el comienzo de la temporada de pesca de los balleneros japoneses, que anualmente matan a cientos de esos animales, presuntamente en aras de la investigación científica desde que su caza comercial quedó prohibida en 1986, aunque su carne termina en las cocinas de casas y restaurantes.

El programa australiano incluirá la cooperación científica e investigadora con otros países, incluido Japón, así como el desarrollo de la observación de las ballenas en el océano Pacífico.

Australia ha hecho un llamamiento a todos los miembros de la Comisión Internacional Ballenera (IWC, por sus siglas en inglés) para que colaboren con el nuevo programa, que según la organización para la protección del medio ambiente Greenpeace, subrayará la "farsa" del pretendido programa de investigación sobre las ballenas de Tokio.

"La investigación no sólo nos dará una comprensión adicional de la mejor forma para tratar, de una forma no letal, y entender a las ballenas, sino que será un compromiso con el proceso de reforma de la IWC cuando la comisión se reúna de nuevo (el año próximo)", añadió el ministro australiano.

Este último también precisó que el gobierno de Camberra aún no tomó una decisión sobre el envío de un barco para supervisar las operaciones de la flota ballenera japonesa en aguas antárticas, donde los barcos nipones empezarán a trabajar en las próximas semanas.

En la temporada ballenera de 2007, el gobierno australiano envió el barco "Oceanic Viking" para documentar las actividades japonesas.

Según la prensa australiana, Japón se ha fijado un objetivo de matar a 1,000 ballenas esta temporada.

El gobierno de Tokio sostiene que la oposición occidental a la caza de ballenas, encabezada por Australia, no tiene en cuenta la cultura japonesa en este sector.

Sin embargo, las últimas encuestas señalan que cada vez son menos los japoneses que comen carne de ballena y que la caza de estos mamíferos cada vez es más cuestionada por los jóvenes nipones.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes