Médicos dicen que transplantes de cara serán rutina

LONDRES (AP). Un transplante de cara puede sonar a ciencia ficción, pero los médicos dicen que pronto se podría convertir en una operación rutinaria de cirugía.

Miembros de dos de los tres equipos en el mundo que han realizado transplantes de cara dicen que sus técnicas superaron las previsiones, aunque aún existen complicaciones y se necesita más investigación.

La revista médica británica The Lancet publicó las comentarios de los expertos el viernes.

"No hay razón por la cual no podamos creer que estos transplantes de cara serán igual de comunes que los transplantes de riñón o de hígado", señaló el doctor Laurent Lantieri, un cirujano plástico en el hospital Henri Mondor-Albert Chenevier de Francia. Lantieri operó a un hombre seriamente desfigurado debido a una enfermedad genética.

En la edición de esta semana de la revista, el médico y otros expertos hablaron sobre el estado de sus pacientes después de un año de haber sido operados. Doctores chinos también hablaron sobre sus conclusiones en pacientes dos años después de haber sido operados.

En el 2007, Lantieri y sus colegas realizaron un transplante de cara a un hombre de 29 años con tumores que lograban que su rostro pareciera casi monstruoso. Le transplantaron la cara gracias a un donante, logrando que el paciente tuviera mejillas reconocibles, una nariz y una boca. Seis meses después, podía sonreír y pestañear.

El paciente chino se sometió al transplante después de que un oso le dejara sin media cara. Los médicos le dieron una nueva nariz, labio superior y la mejilla de un donante. Después de unos meses, el paciente podía comer, beber y hablar con normalidad y regresó a su casa en la provincia de Yunnan.

En ambos casos, las caras de los pacientes rechazaron el tejido transplantado más de una vez. Los médicos resolvieron el problema cambiando su medicación.

El paciente francés toma tres pastillas al día para evitar el rechazo.

"Eso es menos que mucha gente con diabetes", dijo Lantieri.

Otros doctores también se mostraron satisfechos con los resultados.

"El ser capaz de reducir el nivel de medicación en pequeñas cantidades y relativamente rápido nos anima mucho", dijo el doctor Bohdan Pomahac, un cirujano plástico del hospital Brigham y para Mujeres de Boston.

Pomahac tiene permiso para realizar un transplante de cara en Estados Unidos y no estuvo involucrado en las operaciones china o francesa.

Los expertos pensaban que si los pacientes tomaban demasiadas pastillas para evitar el rechazo después de un transplante, su riesgo a contraer cáncer se dispararía. Otros predijeron que el rechazo destrozaría la cara en unos años.

Esos miedos ya no existen, dijo Pomahac.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes