Miles de niños podrían salvarse con cucharada de azúcar

PARIS (AFP). Una simple cucharada de azúcar mezclada con agua, puesta bajo la lengua de los niños que sufren de paludismo, podría salvar miles de vidas, según un estudio realizado en Mali con el apoyo de un equipo suizo y publicado por la revista Malaria Journal.

El paludismo afecta cada año a más de 250 millones de personas y mata a un millón, entre ellas a 800,000 niños, la mayoría en poblaciones africanas alejadas de los centros de salud, recordaron los investigadores.

Entre el 20 y el 30% de los niños que sufren paludismo severo padecen también de hipoglucemia, lo que multiplica por 3 o 4 el riesgo de morir de esa enfermedad.

Generalmente son tratados inyectándoles glucosa por vía intravenosa, pero a menudo es demasiado tarde cuando el niño llega al centro de salud.

Con el apoyo del pediatra y epidemiólogo francés Hubert Barennes, responsable de este estudio, médicos nigerianos colocaban hace ya una decena de años una cucharada de azúcar bajo la lengua de los niños enfermos para permitirles llegar a un centro médico. El método se consideró eficaz, pero no se realizó ningún estudio que confirmara su validez.

El ensayo clínico fue realizado en verano de 2006 en 23 niños enfermos de paludismo grave y de hipoglucemia en el hospital de Sikasso, al sur de Mali. Una parte de los niños recibió una cucharada de azúcar ligeramente humidificada cada 20 minutos, o cada menos tiempo si el niño se tragaba antes el producto. El resto de los niños recibían glucosa por vía intravenosa.

Según los investigadores, no hubo una diferencia significativa entre los dos grupos, con una tasa de respuesta al tratamiento de alrededor del 70%.

Aunque el ensayo se llevó a cabo en un grupo reducido de niños, los resultados "justifican el uso de azúcar bajo la lengua en las comunidades y su extensión a una escala mayor", estimaron los promotores del estudio.

Interrogado por la AFP, el doctor Barennes destacó que la hipoglucemia concernía sobre todo a los niños, "que disponen de menores reservas que los adultos y por lo tanto son muy sensibles a toda variación de glucemia".

No obstante, el especialista estimó que "hay muchas posibilidades de que el azúcar bajo la lengua sea también efectivo y rápido en los adultos", aunque esto "necesitaría también un estudio para comprobarlo".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes