Muere Albert Hofmann, padre del LSD

GINEBRA (AFP) - El químico suizo Albert Hofmann, que por accidente descubrió la droga alucinógena LSD en 1943, murió el martes a los 102 años de edad, indicó el miércoles la alcaldía de su pueblo, Burg, cerca de Basilea (noroeste de Suiza), citada por la agencia suiza ATS.

Hofmann, nacido en 1906 en Baden (norte), entró en la historia el 16 de abril de 1943 al experimentar él mismo y por casualidad LSD.

Estudiante de química, Hofmann estaba experimentando con los alcaloides del tizón (hongo pequeño) del centeno para crear un estimulante circulatorio y respiratorio, la Dietilamida de Acido Lisérgico (LSD). Sin darse cuenta dejó caer una gota en su mano.

Empezó entonces a tener sensaciones extrañísimas: angustia, vértigo, visiones sobrenaturales, objetos que se movían en el espacio, sentimiento de felicidad y plenitud.

Ese día, regresando a su casa en bicicleta, experimentó su primer "viaje" al volver a tener sensaciones de su infancia y sobre todo, sentirse capaz de volar.

Tres días después, repitió la experiencia y tuvo las mismas sensaciones.

Esa sustancia terminó siendo útil en psiquiatría y en neurología para despertar a enfermos amorfos y sin reacción a los medicamentos.

Entre 1947 y 1966, el grupo químico suizo Sandoz, para el que Albert Hofmann trabajó muchos años, comenzó a fabricar grageas y ampollas de uso médico.

Pero los abusos dieron mala reputación al LSD, sobre todo en Estados Unidos, donde en los años 60 se convirtió en la droga número uno del movimiento hippie. El LSD terminó siendo prohibido y Sandoz dejó de fabricarlo.

Al festejar su centenario, hace dos años, Albert Hofmann había intentado rehabilitar su invención, explicando a la prensa que el LSD ayuda a calmar el sufrimiento, sobre todo en enfermos terminales, y cuando la morfina ya no hace efecto.

Hofmann, aclaraba, no obstante, que la absorción de LSD sin ninguna precaución puede ser sumamente peligroso y que nunca se sabe lo que pueden contener las píldoras vendidas de forma ilegal.

Expertos estadounidenses y europeos de primera línea se pronunciaron en los últimos años a favor de una flexibilización de la prohibición que pesa sobre el LSD en la investigación y en la terapia.

Investigaciones sobre los efectos del LSD en el cerebro podrían desembocar en una mejora de los tratamientos contra la esquizofrenia, según un estudio publicado en febrero pasado por la revista británica Nature.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes