NASA lanzará nuevo satélite para observar la Tierra

LOS ANGELES ( AP). Después de una demora de cinco años, se lanzará al espacio un satélite que observará a la Tierra para probar tecnologías nuevas que buscan mejorar los pronósticos meteorológicos y monitorear el cambio climático.

La misión de la NASA con costo de 1,500 millones de dólares llega en un año de clima extremo, desde el estallido de tornados en la región nor-central del país hasta incendios en el suroeste e inundaciones en Nueva Inglaterra debido a un huracán.

" Hemos tenido ya 10 acontecimientos climáticos separados, con cada uno asestando daños por al menos 1,000 millones de dólares", dijo Louis Uccellini, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).

El satélite será lanzado antes del amanecer del viernes desde la Base Vandenberg de la Fuerza Aérea, en California, a bordo de un cohete Delta 2 que lo colocará en órbita a aproximadamente 800 kilómetros (500 millas) de altura.

La agencia espacial tiene ya una flota de satélites girando alrededor de la Tierra, tomando lecturas de la atmósfera, nubes y océanos. Pero muchos están envejeciendo y necesitan ser reemplazados.

El más nuevo _aproximadamente del tamaño de un autobús escolar pequeño_ es más avanzado. Porta cinco tipos diferentes de instrumentos para recopilar datos ambientales, incluidos cuatro que nunca habían volado al espacio.

Una de las tareas principales del satélite es probar tecnologías nuevas que serán utilizadas por los satélites de la siguiente generación que serán lanzados dentro de algunos años.

Meteorólogos de la NOAA planean inyectar las observaciones a sus modelos climáticos para pronosticar y rastrear mejor huracanes, tornados y otros climas extremos.

" La información nos ayudará a comprender qué nos traerá el mañana, ya sea el pronóstico del próximo día o el cambio climático a largo plazo", señaló Andrew Carson, ejecutivo de programa de la misión en la sede de la NASA.

Se suponía que el satélite sería lanzado en el 2006, pero problemas que se presentaron durante el desarrollo de varios instrumentos forzaron una demora. La NASA invirtió 895 millones de dólares en la misión, mientras que la NOAA y la Fuerza Aérea contribuyeron con 677 millones.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes