La NASA traza ambicioso plan espacial

WASHINGTON ( AP). La NASA traza un ambicioso plan espacial que llevará astronautas a Marte y a un asteroide cercano en los próximos veinte años a bordo de un poderoso cohete.

La agencia espacial calcula que construirá y lanzará un cohete por año durante unos quince años o más en las décadas de 2020 y 2030, según altos funcionarios que hablaron con la condición de no ser identificados porque todavía no se ha formulado el anuncio.

La idea es lanzar el primer vuelo no tripulado en el 2017 y la primera tripulación en el 2021, para enviar astronautas a un asteroide cercano en el 2025, dijeron los funcionarios. Más adelante la NASA espera enviar el cohete y los astronautas a Marte: primero sólo para observarlo desde una órbita y después para descender sobre su superficie en la década del 2030.

El diseño del nuevo cohete de la NASA evoca los enormes impulsores que llevaron el hombre a la Luna. Pero esta vez el cohete será más poderoso y el objetivo más ambicioso.

El administrador de la NASA, Charles Bolden, y varios legisladores develaron el miércoles los demorados planes del gobierno para el diseño del cohete, llamado Sistema de Lanzamiento Espacial. El programa multimillonario llevará astronautas en una cápsula y empezará sus vuelos de prueba desde Cabo Cañaveral, Florida, en seis años.

" Este es un gran día para la NASA y creo que para la nación", afirmó Bolden.

El senador demócrata Bill Nelson lo calificó de " cohete monstruo".

" Estamos en una era en la que debemos hacer más con menos y la competencia por los dólares disponibles será feroz", admitió. " Pero lo que tenemos ahora aquí son los costos realistas que han sido calculados por una parte independiente".

Nelson calculó los costos del programa en 18,000 millones de dólares en un lustro. Pero otros calculan que se duplicará.

El tamaño, la forma y la mayor dependencia de combustible líquido se asemeja mucho más a las Apolo que a los transbordadores espaciales, recientemente retirados de servicio. También significa un cambio con respecto a los planes propuestos por el gobierno de George W. Bush.

" Es una vuelta al futuro con una tecnología líquida confiable", afirmó el profesor Scott Hubbard, de la Universidad de Stanford, ex alto funcionario de la NASA que integró la junta que investigó el accidente del Columbia en el 2003.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes