Nave espacial Orión está lista para nuevas pruebas en Colorado

DENVER ( AP). Una nave espacial que podría transportar a la próxima generación de astronautas a un asteroide o más allá, se prepara para una nueva ronda de pruebas en unas instalaciones de Lockheed Martin cerca de Denver.

Los ingenieros conectaron a la nariz de la cápsula un sistema para abortar el lanzamiento y someterán la nave a una serie de experimentos para ver si puede soportar los rigores del despegue, informó el viernes Lockheed Martin.

El sistema para abortar el lanzamiento, en esencia un cohete conectado a la nariz, podría levantar la cápsula de su cohete propulsor y llevarla a un lugar seguro si un problema ocurre antes o durante el lanzamiento.

Lockheed Martin, con sede en Bethesda, Maryland, está construyendo la cápsula, llamada Vehículo de Tripulación Polivalente Orión, bajo un contrato con la NASA de 7,500 millones de dólares, firmado en 2006.

La cápsula fue originalmente parte del programa de 100,000 millones de dólares del presidente George W. Bush para enviar astronautas a la luna, llamado Constelación. El presidente Barack Obama canceló el programa el año pasado, y dijo que Estados Unidos en su lugar se concentrará en el desarrollo de una nueva tecnología de cohetes.

Obama después revivió el componente Orión del programa en medio de críticas que apuntaban a que su plan carecía de detalles y ponía en riesgo el liderazgo espacial de Estados Unidos.

Orión aún no tiene un destino. La NASA ha dicho que podría atender a la estación espacial en la baja órbita terrestre o llevar cuatro astronautas en misiones más lejanas de hasta 21 días. Funcionarios de Lockheed Martin han dicho que Orión podría explorar el lado oscuro de la luna, ayudar a que humanos aterricen en asteroides o llevarlos a una de las lunas de Marte, donde podrían controlar instrumentos robot en la superficie.

En la próxima ronda de pruebas, la cápsula y el sistema para abortar el lanzamiento serán sometidos a excesos de vibraciones de sonido de más de 150 decibeles en una instalación de Lockheed Martin en Waterton Canyon, al sur de Denver.

Después de que terminen las pruebas de vibración, la nave espacial será llevada al centro de investigación Langley de la NASA en Hampton, Virginia, para pruebas de aterrizaje. En principio, acuatizaría en el océano.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes