Operan tumores cerebrales con láser sin abrir el cráneo

PARIS (AFP). Neurocirujanos franceses lograron destruir tumores metastásicos en el cerebro con un láser, controlando en tiempo real la operación gracias a las imágenes producidas por resonancia magnética nuclear (IRM), sin abrir la bóveda craneana.

"Es la primera vez que se utiliza una tecnología láser en intracraneano, es decir, con el cráneo totalmente cerrado, combinado con un control IRM en tiempo real para evitar los daños colaterales", afirmó el viernes a la AFP el doctor Alexandre Carpentier, quien dirigió el equipo de especialistas de esta "primicia mundial en neurocirugía", según un portavoz de los Hospitales públicos de París.

La operación fue hecha con anestesia local en la bóveda craneana y por un pequeño orificio de 3 mm por el cual se introdujo una fibra óptica equipada de un láser.

Ocho pacientes, que permanecieron conscientes durante la intervención, participaron en esta prueba clínica llevada a cabo bajo los auspicios de la Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria de Productos de Salud. Los primeros casos fueron reseñados en la revista estadounidense Neurosurgery.

"Los pacientes sufrían de metástasis cerebrales provenientes de diferentes cánceres --de pulmón y de seno, en su mayoría-- y que se habían vuelto resistentes a los tratamientos (quimioterapia, radioterapia, radiocirugía) e inoperables en su estado bajo anestesia general", precisó a la AFP el doctor Carpentier.

Su esperanza de vida promedio era de aproximadamente tres meses, añade el neurocirujano, que considera que los resultados son "concluyentes", "sin ninguna complicación (edema, epilepsia)" y en "seis casos de tratamientos completos de las metástasis, cinco no han tenido aún reincidencias después de nueve meses, en promedio".

Los ocho pacientes tratados entre diciembre de 2006 y febrero de 2008 representan en efecto en total 15 tratamientos (nueve parciales y seis completos). En marzo de 2007, ante los primeros resultados obtenidos, el equipo fue autorizado a ampliar las indicaciones (tratamiento de varias metástasis, algunas de ellas más grandes).

Una vez localizado el tumor y la fibra colocada dentro del cráneo, el láser es activado y "calienta durante uno a dos minutos la metástasis y la destruye (necrosis)". Un sistema informático permite ajustar la energía suministrada por el láser --"el calor es controlado cada tres segundos para no dejar que supere los 90 grados". Cartografías de la temperatura permiten predecir las zonas necrosadas y los resultados son verificados enseguida, añade Alain Carpentier.

"El paciente no siente nada durante la intervención y puede salir en general 14 horas después", dice.

Esta forma de tratamiento, bien tolerada por los pacientes, ha gozado de una técnica perfeccionada en el centro anticanceroso MD Anderson de Houston y la firma BioTex (Texas).

"Este tratamiento es el preludio de un futuro desarrollo de las técnicas de IRM para intervenciones en neurocirugía", recalcan los autores.

Carpentier indicó que necesitaba una suma de "dos millones de euros para seguir sus investigaciones con un físico, Julian Itcowitz".

"Queremos optimizar ese tratamiento con el aporte de los ultrasonidos en complemento, siempre bajo el control de las IRM", lamentando carecer de todo el dinero necesario para llevar a cabo sus proyectos.

Las metástasis surgen cuando células cancerosas migran a partir de un tumor para invadir otro órgano.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes