Óvulos de animales no son fuente de células madres

CHICAGO (AFP). Los óvulos de reses, conejos u otros animales no son una buena fuente -como esperaban los científicos- para crear células madre embrionarias, material original que podría un día reparar tejidos dañados, reemplazar órganos y revertir enfermedades degenerativas, según un estudio publicado hoy lunes.

Pero en el mismo estudio, investigadores estadounidenses hicieron un importante avance en la clonación de embriones humanos, lo cual podría ser la vía para producir gran cantidad de tratamientos para pacientes específicos.

"Este estudio muestra por primera vez que la clonación realmente funciona y que el ADN puede ser reprogramado", dijo uno de los autores del estudio, Robert Lanza, principal científico a cargo en el Advanced Cell Technology.

Lanza y su equipo lograron reemplazar el núcleo de varios embriones humanos y conducir los clones al estadio de mórula (etapa muy temprana en el desarrollo de un embrión, cerca de cuatro días tras la fecundación), donde se dividieron de ocho a 16 células.

En los embriones humanos, los científicos pudieron probar que el ADN había sido reprogramado porque los mismos genes estaban activados como en un embrión normal.

Pero algo anduvo mal cuando se intentó reemplazar núcleos de células de conejo, ratones o vacas por núcleos de células humanas.

"Habríamos conseguido estos hermosos pequeños embriones, pero no iba a funcionar: en lugar de activar genes buenos, los óvulos animales los desactivaron", dijo Lanza a AFP.

Los investigadores esperaban valerse de la clonación de óvulos animales para crear células madre embrionarias humanas, y de este modo sustituir la necesidad de embriones humanos, que son difíciles de conseguir y cuyo inmenso potencial para la ciencia se enfrenta a cuestionamientos éticos, porque los embriones son destruidos en el proceso de extracción de las células madre.

Las células madre embrionarias son extremadamente versátiles y tienen la capacidad de diferenciarse para producir todo tipo de células humanas (sanguíneas, nerviosas, musculares, etc.). Ese carácter podría hacer avanzar rápidamente a la ciencia que investiga enfermedades como el cáncer, los males de Alzheimer o Parkinson, diabetes, derrames cerebrales, quemaduras y enfermedades del corazón.

Los científicos han hallado dos posibles formas de evitar los peligros del rechazo de órganos o tejidos.

El método más promisorio es reprogramar las células para que se comporten como células madre embrionarias (llamadas "células madre pluripotenciales inducidas" o iPS -induced Pluripotent Stem cells-). Se obtienen reprogramando el núcleo de las células diferenciadas adultas, aunque aún no es un sistema seguro para el uso clínico.

En cambio, la clonación de embriones que tengan el mismo ADN o tipo de tejidos que el paciente, sí podría ser seguro para el uso clínico. No obstante no se ha logrado aún derivar una serie de células madre embrionarias a partir de un embrión clonado.

Existía la esperanza de que los óvulos animales pudieran servir como sustitutos de embriones humanos.

El trabajo muestra que los ovocitos (las células que luego se transforman en un óvulo) de animales no pueden servir como recipientes para la transferencia de núcleos humanos", dijo Ian Wilmut, director del Centro de Medicina Regenerativa en Edinburgh y editor de Cloning and Stem Cells, que publica el estudio.

"Es una desilusión porque quiere decir que la producción de células madre específicas -para cada paciente- a través de este medio es imposible", agregó.

Trabajar con embriones humanos también parece imposible, debido a que la alta tasa de fracasos significa que se necesitan cientos de óvulos para crear una sola línea de células madre, estimó Alan Trounson, presidente del Instituto de Medicina Regenerativa de California.

Por eso "la mayoría está trabajando (en la creación) de iPS", dijo.

No obstante Lanza consideró que es muy pronto para rendirse en la investigación de las células madre y llamó a seguir buscando en ambos sentidos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes